Compartir
Publicidad

Más de dulces de leche artesanales. Segunda parte.

Más de dulces de leche artesanales. Segunda parte.
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sigamos con el tema de los dulces mexicanos, y dado que de leche, no solamente existen las Glorias, aunque a eso saben, continuemos con los que también nos resultan tan conocidos y que son deliciosos, como los famosos jamoncillos, mostachones y macarrones.

El dulce de leche, es basto en México, con leche se elaboran infinidad de dulces productos, y para la mayoría, el proceso es similar: Se cuece leche "cruda" o "bronca" con azúcar, hasta que toma el punto deseado. En este proceso, se le agregan los ingredientes que harán la diferencia entre unos y otros dulces.

Sabemos que el número de españoles que llegó a México no era muy grande, pero su posición como clase dominante, modificó muchas de nuestras tradiciones e instituciones. Los conventos, que nacieron en México hacia finales del S XVII, aportaron a la ya rica cocina mexicana, el primor de sus dulces y moles. Bien dice el dicho: "No hay mal, que por bien no venga".

Y la leche, desconocida para el Mexicano, se unió en sagrado matrimonio con nuestros maravillosos productos.

Leche para elaborar jamoncillos

Y seguimos, con los Borrachitos revolcados en azúcar color de rosa y envinados ligeramente, de ahí su nombre. Estas delicias, son del Estado de Colima. Las venden en muchos lugares, pero claro que si gustan dulces frescos, vayan a la dulcería "La Gota de Miel". La forma de prepararlos es similar a los macarrones, mostachones y jamoncillos, de los que tiene México gran variedad en cada Estado.

Dulces de leche mexicanos

Tenemos a los famosos Mostachones, que son como "tortitas" con una mitad de nuez en el centro, como adorno. Similares al dulce de la primera foto, solo que del tamaño de una nuez. Estos dulces, como la mayoría, nacieron en los conventos que se instalaron en nuestro País. Las laboriosas monjas, tenían todo el tiempo e ingredientes necesarios para dar paso a la creatividad y así agasajar a los Curas, Obispos, o invitados de estos, que solían ser gente de dinero que patrocinaba parte de sus casas y templos.

Los Jamoncillos, un dulce que solo requiere leche, azúcar y vainilla, nada más. Pero que para su elaboración lleva 5 horas, según quienes los elaboran para que quede en las ollas como en las de la foto. Dicen que nacieron en Puebla, pero mucha gente afirma que como tales, nacieron en Sinaloa, otros dicen que en Morelia, Puebla, Jalisco, Sonora, Guanajuato, ¡En fin! Todos tienen ricos dulces de leche.

La base, es la misma prácticamente, que para las Glorias, los Mostachones, Borrachitos, Macarrones o Jamoncillos, cajeta o leche quemada. Solo puedo asegurar que nació en algún convento, o en varios. Con tan sencillos ingredientes, es seguro que a alguna monja se le olvidó la leche con azúcar en el fogón, y se dio cuenta de que lo que se hizo, sabía muy bien.

Jamoncillos de sabores

Los jamoncillos se presentan de muchas formas, algunos envueltos en piñones color de rosa, o integrados en el dulce, otros con nueces, higos, frutas cristalizadas, algunos como en Morelia, enrollados como serpentina y de tres colores, les llaman Napolitanos. Mis favoritos, son los que llevan piñones. ¡Una delicia!

En Directo al Paladar un dato curioso sobre "culto" a la Coca-Cola mexicana Si, como lo leen y así como nuestros dulces son famosos, la coca cola mexicana, ya lo es también.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio