Publicidad

Una forma más en la que el café puede ayudar a que tengas una piel más saludable

Una forma más en la que el café puede ayudar a que tengas una piel más saludable
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando se trata de alimentos y enfermedades, muchas veces la asociación de causa y efecto es algo borrosa. Por ejemplo, durante muchos años, a las personas que sufrían de rosácea, se les recomendaba que no consumieran café ni comida picante, y que se mantuvieran alejados del sol. Pero un nuevo estudio acaba de desmentir la relación entre la cafeína y la rosácea, abriendo una ventana de oportunidad para las personas que padecen está enfermedad.

La rosácea es una condición en la piel que ocasiona que las mejillas de algunas personas tengan un color rosado o rojo. A veces se presentan pequeñas protuberancias que pueden parecerse un poco al acné, y si se observa de cerca, se verán pequeños vasos sanguíneos justo debajo de la superficie de la piel. En casos más severos puede afectar la barbilla, la frente, la nariz, las orejas, los párpados y otras superficies de la piel.

No se sabe con exactitud que es lo que causa la rosácea. Existen teorías que dicen se trata de una condición genética, ya que es común encontrarla dentro de familias. Otros creen que se trata de un problema autoinmune, ya que otras enfermedades del sistema inmunitario como la diabetes tipo 1 y la esclerosis múltiple, suelen acompañar a la rosácea. No existe una cura al cien por ciento, se utilizan antiinflamatorios tópicos y antibióticos para reducir el enrojecimiento y la inflamación.

En el estudio se analizó la información de salud de 82,737 mujeres durante más de una década, 4,945 de ellas con rosácea. Se encontró que aquellas que reportaron beber cuatro o más tazas de café al día, tuvieron significativamente menos probabilidades de reportar un diagnóstico de rosácea que aquellas que bebieron poco o nada de café. Las mujeres que bebieron menos de cuatro tazas de café al día también presentaron menos probabilidades de tener rosácea, aunque el efecto protector era menor.

Algo importante es que el efecto de la cafeína es sólo del café, el efecto protector no se asoció con la cafeína obtenida de otras fuentes como té, refrescos y chocolate. Los resultados de este estudio pueden servir para que se siga investigando sobre este tema. Actualmente muchas personas con rosácea, que les gusta el café, lo evitan debido a la creencia de que el café empeora los síntomas. El estudio encontró un vínculo entre un mayor consumo de café con un menor riesgo de presentar rosácea, pero no se puede determinar si el consumo de café en realidad causa una reducción de la rosácea. Por eso es importante investigar más.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir