Publicidad

Cómo congelar frutas y verduras de forma segura

Cómo congelar frutas y verduras de forma segura
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

En México tenemos la fortuna de tener frutas y verduras frescas todo el año, aunque hay ciertos alimentos que únicamente los encontramos en su temporada de cosecha, y hay otros que aunque tenemos durante todo el año, durante esa temporada bajan su precio considerablemente.

Ambas razones son muy válidas para considerar el congelar determinadas frutas y verduras, además de que como usualmente se congelan ya picados, son muy prácticos para preparar rápidamente nuestras comidas. Sin embargo, debemos saber cómo congelar las frutas y verduras de forma segura.

Los vegetales

Verduras Congeladas

Las mejores verduras y hortalizas para congelar son las más frescas que podamos encontrar en el mercado y que además estén en su mejor punto de maduración. Empezaremos por lavarlos con agua fría, procurando cualquier rama o raíz que tengan. Si es necesario, los pelaremos, y los cortaremos de acuerdo al uso que pretendamos darles después.

En el caso de los vegetales, es muy importante blanquearlos antes de congelarlos, para detener el proceso de maduración efectuado por las encimas, además de que al hacerlo removemos bacterias y reducimos la pérdida de vitaminas y minerales. En este proceso también se ablandan ligeramente lo que los hace más fáciles de empacar.

El proceso de blanqueado es muy sencillo a la vez que rápido. En una olla grande pondremos agua a hervir y una vez alcanzado el punto de ebullición añadiremos los vegetales. Lo normal es que baje un poco la temperatura del agua al hacerlo, por lo que esperaremos a que empiece a hervir nuevamente para contar 2 minutos antes de remover los vegetales con una cuchara para escurrir y transferirlos, inmediatamente, a un tazón con agua helada, donde los dejaremos hasta que se enfríen por completo. El siguiente paso, será escurrirlos perfectamente antes de empacarlos.

Las frutas

Moras Congeladas

Al igual que con las verduras, las frutas que queramos congelar deben estar en su mejor punto de maduración para garantizar que estén dulces cuando las consumamos. Aquellas frutas pequeñas como las zarzamoras y las cerezas es mejor congelarlas tan pronto se cosechen, mientras que con los duraznos y las ciruelas debemos esperar a que maduren.

Lo que haremos con ellas será lavarlas y secarlas cuidadosamente; eliminaremos cualquier pieza que esté sin madurar y también aquellas que hayan empezado a desarrollar raíz. Vamos a quitar también los corazones y las semillas antes de cortarlos.

Recipientes y empacado

Con este proceso de conservación de alimentos, debemos recordar que los alimentos congeladas pueden desarrollar sabores rancios al contacto con el aire. Para evitarlo, lo mejor es usar recipientes a prueba de humedad y vapor, preferentemente contenedores de cristal o metálicos, bolsas resellables y herméticas diseñadas para congelar alimentos.

En este último caso de las bolsas herméticas, hay que asegurarnos de, una vez colocados los alimentos, sacar tanto aire como sea posible. Un truco útil es usar un popote o sumergir la bolsa en agua sin que el contenido entre en contacto con el líquido.

Por último, hay que recordar etiquetar cada contenedor o bolsa con el nombre del producto empacado y la fecha de congelación. Además, no debemos olvidar que la mayoría de frutas y verduras podrán consumirse entre los 8 y los 12 meses después de su congelación.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir