Compartir
Publicidad

¿Comer saludable fuera de casa? Es posible siguiendo estos sencillos consejos

¿Comer saludable fuera de casa? Es posible siguiendo estos sencillos consejos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay muchas razones por las que optamos comer fuera de casa. Quizás las más comunes es por que hacerlo es divertido y nos permite socializar mejor con nuestros amigos y conocidos, además de darle a nuestro paladar la oportunidad de probar sabores, texturas y sazones diferentes.

Pero también es cierto que muchas veces lo hacemos por falta de tiempo o por que no sabemos cocinar, y cuando eso sucede y comer fuera de casa se vuelve parte de nuestra rutina diaria, es fácil caer en excesos y no cuidar que nuestra alimentación sea saludable. Por ello, hoy listamos algunos consejos para comer saludable fuera de casa.

Lee el menú antes de ir al restaurante

Menu

Leer el menú antes de ir a un restaurante podría parecer algo difícil, más hoy en día no es complicado ya que muchos restaurantes tienen publicados sus menús en sus páginas de internet o en sus redes sociales, principalmente en Facebook y en Instagram. Pero, ¿por qué hacerlo?

De acuerdo a diversos estudios, somos propensos a hacer elecciones de comida poco saludable cuando tenemos hambre o cuando estamos distraídos, dos factores comunes cuando entramos en un restaurante. A ello se une el que percibamos el aroma o veamos otros platillos, lo que nos hace especialmente difícil elegir lo saludable. Así, leyendo el menú antes de ir a un restaurante nos hace más fácil elegir nuestros alimentos que cumplan con nuestras metas de nutrición.

Toma un snack saludable antes de salir de casa

Yogur

Como hemos dicho, si tenemos hambre al llegar a un restaurante, no solo haremos elecciones poco saludables, si no también podríamos comer demasiado. Para prevenirlo, una buena estrategia es tomar un snack saludable, bajo en calorías y alto en proteínas como el yogur natural o un puñado de nueces. Recordemos, que este tipo de aperitivos ayuda a controlar mejor el apetito y a mantenernos satisfechos por más tiempo.

Antes y durante la comida, toma agua

Agua

Afrontémonos a la verdad. Cuando comemos fuera de casa, es particularmente extraño que en lugar de una bebida azucarada pidamos simplemente un vaso de agua, siendo que ésta es mucho mejor para nuestro organismo tanto antes como durante la comida, ya que las bebidas azucaradas aportan una gran cantidad de calorías y azúcares que no necesitamos. Ahora bien, si no nos apetece el agua simple, un té sin azúcar es nuestra mejor opción.

Fíjate en el método de cocción de tu comida

Salmon Parrilla

Hace poco hablábamos aquí de cómo la cocción de los alimentos afecta su contenido nutrimental; ya sabiendo cuan significativo es su impacto, es lógico buscar los métodos de cocción más saludables, tanto cuando preparamos nuestros alimentos en casa como cuando comemos fuera.

Así, será mejor elegir entre aquellos platillos que han sido preparados al vapor, asados u horneados, y evitar aquellos cuya preparación implica una mayor cantidad de grasa: alimentos fritos, dorados y salteados.

Pide aparte los aderezos y salsas

Aderezo

Las salsas y especialmente los aderezos pueden agregar una gran cantidad de grasas y calorías a un platillo, por ello, es mejor pedirlos aparte y controlar nosotros mismos la cantidad que agregamos a nuestra comida. Por ejemplo, dos cucharadas de aderezo ranch contienen cerca de 140 calorías y 16 gramos de grasa.

Ordena una ensalada o una sopa para empezar

Sopa

Diversas investigaciones realizadas desde 1990 hasta la fecha, han encontrado resultados similares: comer una sopa o una ensalada antes del plato principal previene que comamos de más, y que requiramos de una mayor ingesta energética, demostrando que comer una sopa, de cualquier tipo, reduce la ingesta total de calorías hasta en un 20%.

Se flexible con tu alimentación

Sin duda alguna, aunque tengamos la intención de comer sano y balanceado todos los días, habrá ocasiones en que tengamos antojo de nuestra comida favorita o simplemente, de liberarnos un poco y disfrutar sin preocupaciones de nuestros alimentos. Por ello, nuestra recomendación es que seas flexible con tu dieta y con la elección de tus alimentos, pues a largo plazo será más fácil que mantengamos nuestro propósito de comer mejor y más saludablemente. Recuerda, que darte un gusto de manera ocasional puede ser también muy beneficioso.

Imágenes | Pixabay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio