Publicidad

Crisis de niños diabéticos en México es causada en gran medida por la “comida chatarra”

Crisis de niños diabéticos en México es causada en gran medida por la “comida chatarra”
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

En México 35% de los niños padece obesidad. Esa es una cifra altísima. Nuestro país es el número uno del mundo con menores y adultos en esta condición, y eso en gran parte se debe al consumo de “comida chatarra”.

Ana Lilia Rodríguez Ventura, quien es especialista en el tema e investigadora de la UNAM, asegura que en 2003 se calculó que para 2025 habría 333 millones de diabéticos en el planeta, pero en 2016 esta cifra se superó a sí misma y llegó antes de tiempo a 422 millones. Según ella, son justamente los niños la población más vulnerable de contraer este padecimiento.

Algo que llama la atención es que ya hay menores de entre ocho y 10 años que ya tienen diabetes tipo 2, cuando antes ese padecimiento se presentaba de los 40 años en adelante. Esto les ocasiona mucha predisposición a sufrir hipertensión arterial, aumento de triglicéridos, resistencia a la insulina y hasta problemas cardiovasculares a muy corta edad.

No obstante, a pesar del panorama, Rodríguez Ventura opina que revertir el daño y controlar el problema no es imposible. Esto, porque un cambio de estilo de vida puede hacer una enorme diferencia.

¿Cómo empezar a ser más sano?

La respuesta es inequívoca: haciendo del ejercicio y la dieta sana hábitos por siempre. Se requieren 150 minutos a la semana de ejercicio para mantener el peso, y para perderlo, 300. En el caso de los menores con sobrepeso u obesidad, la prediabetes puede reducirse a 9% en tres meses, tan sólo dejando de consumir productos procesados, comida chatarra y bebidas azucaradas.

De acuerdo con la especialista, algunas medidas prácticas para lograr el objetivo son pasar menos horas sentados y hacer más actividad física; comer más frutas, verduras, granos, leguminosas y cereales integrales, y consumir el mínimo de bebidas azucaradas y productos procesados, así como de alcohol y tabaco.

Poner en práctica estas medidas puede parecer difícil de primera instancia. No obstante, si se piensa en los beneficios que traerán a la salud, resultan completamente convenientes y necesarias. Tenemos que hacer algo con la obesidad que mantiene enferma a tantas personas en nuestro país.

Fuente: UNAM

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir