Compartir
Publicidad

Huevos pochados perfectos en 4 minutos. Receta fácil

Huevos pochados perfectos en 4 minutos. Receta fácil
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los llaman pochados, poche o escalfados. Pero no importa cómo los nombren, comerlos siempre será una delicia. El simple hecho de cortarlos por el medio y observar cómo lentamente escurre la yema líquida y humeante sobre la clara cocida, genera endorfinas sólo de imaginarlo.

Contrario a lo que muchos piensan, esta receta es ultra fácil. Sólo requiere de un poco de técnica y varios ensayos para perfeccionarla. Si a la primera no te sale, no desesperes: a casi nadie nos queda perfecta al inicio. Sólo sigue intentando y verás que pronto te haces un máster de los huevitos más instagrameables del internet.

Cuando ya domines la preparación, podrás convertirlos en huevos Benedictinos, Florentinos, a la Toupinel, ponerlos dentro de sopas cremosas o simplemente sobre un pan tostado con rodajas de aguacate o filete de salmón. Prepárate, porque estás a punto de aprender una de las recetas que harán más felices tus desayunos.

Ingredientes

Para 1 personas
  • Huevo 2
  • Vinagre blanco 20 ml
  • Agua 300 ml
  • Sal 10 g

Cómo hacer Huevos pochados perfectos en 4 minutos

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 4 m
  • Cocción 4 m

Toma una cacerola honda y agrega el agua, de forma que haya unos 10 centímetros de altura disponibles para los huevos.

Agrega la sal y el vinagre y pon a calentar a fuego medio el contenido del recipiente, hasta que hierva.

En dos bowls pequeños o tazas, vacía los huevos.

Cuando el agua de la cacerola haya empezado a borbotear, baja a fuego lento y espera a que desaparezcan las burbujas.

Con una cuchara haz movimientos circulares y suaves en el líquido, hasta que se haga un pequeño remolino.

Vierte los huevos en el centro del remolino. Hazlo lo más cerca de la superficie que puedas, para que el cambio no sea muy brusco y haga que se rompan.

Con cuidado, continúa moviendo el agua con la cuchara. Esto es para que la clara envuelva de forma circular a la yema y la cubra por completo.

Espera 4 minutos a que se cuezan y corta los bordes indeseables de la clara con la cuchara.

Saca del agua los huevos con una cuchara o espátula drenadora y, de preferencia, mételos de inmediato a un recipiente con agua fría para que se detenga la cocción.

Sírvelos como más se te antoje. Te recomendamos que lo hagas directamente sobre un pan tostado y los espolvorees con sal y pimienta, para que paladees el sabor natural del huevo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio