Publicidad

¿Cómo es mejor tomar una cerveza: en botella, de barril o lata?

¿Cómo es mejor tomar una cerveza: en botella, de barril o lata?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Es una pregunta muy común que todos nos hemos hecho. Cada quien tiene sus preferencias. No obstante, nada como que un especialista nos lo diga y explique directamente. Por eso, claro, recurrimos a nuestro especialista en cerveza, Richie Castro.

Él nos dijo que, antes que darnos una respuesta, tenía que mencionar que la cerveza es un producto delicado que requiere de muchos cuidados. Se trate de una chela artesanal o no.

Básicamente, la cerveza tiene cuatro enemigos: la luz, el oxígeno, las altas temperatura y el tiempo. Estos elementos pueden afectar el líquido y arruinar la experiencia, ya están en posibilidad de generar sabores indeseados en el producto final.

La luz azorrilla a la cerveza —lo que se conoce como que está “quemada”, es por los rayos UV y no por los cambios de temperatura— ; este sabor se genera más fácilmente en cervezas que están en botella.

En el caso del oxígeno, las altas temperaturas y el tiempo, estos aceleran el proceso de envejecimiento del fermento, lo que dará como resultado una cerveza con sabores apagados y/o sabor a papel o cartón.

En el caso específico del oxígeno, las botellas no están herméticamente cerradas y paulatinamente se puede filtrar en ellas oxígeno. Esta también le va mal al sabor.

Dicho lo anterior, quedan dos envases útiles para la cerveza: la lata y el barril. Y sí, son los ideales. Ambos, al no ser recipientes translúcidos, evitan el paso de los rayos UV. Otro beneficio, en el caso de la cerveza en barril, es que usualmente tiene una mayor rotación, por lo que es mucho más probable que se le encuentre más fresca.

El mejor momento para consumir cerveza es en el momento que sale de la cervecería. Mientras más pronto, mejor. Así tendrás todos los aromas y sabores. Si quieres añejar una cerveza, lo ideal es que busques ejemplares complejos, de alta graduación alcohólica. A ellas debes guardarlas en un lugar oscuro, donde la temperatura sea más constante. Después de uno o más años está cerveza habrá cambiado y, con suerte, tendrá notas muy complejas y agradables.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir