La psicología del materialismo

La psicología del materialismo
Sin comentarios

Mucho se habla de la cultura de consumismo en la que vivimos hoy en día, siempre buscando el modelo más nuevo o buscando ser los primeros en tener un dispositivo que acaba de ser lanzado al mercado. Según datos de la Asociación de Psicología Americana, en comparación con los estadounidenses de 1957, actualmente hoy poseemos el doble de coches por persona, comemos fuera de casa el doble de veces, y tenemos un montón de otras cocas como televisiones, celulares, entre otros.

Sabemos que tenemos más cosas materiales, pero ¿somos más felices? La felicidad es difícil de definir, y todavía es más difícil medirla. Pero después de revisar varios estudios, los psicólogos aseguran que al estar obsesionados por las compras, estamos menos felices que hace algunos años.

Un vistazo a…
Jugo verde para desintoxicar tu cuerpo de metales pesados | Receta fácil| Directo al Paladar México
bolsas y bolsas

En cierta medida, la mayoría de nosotros participamos en la cultura del consumismo, pero el problema es cuando llegamos a un exceso. El materialismo puede afectar el bienestar, las relaciones y la calidad de vida de las personas. Aquellos que persiguen la riqueza y las posesiones materiales, tienden a estar menos satisfechos y a experimentar menores emociones positivas. Por otra parte, estudios han encontrado que la satisfacción se correlaciona con valores menos materialistas.

Las personas que son más ambiciosas y competitivas, son las que tienden a ser más materialistas. En una investigación realizada en Australia, se encontró que las personas con valores materialistas, con deseos de acumular riquezas, y aquellas que se definen por sus posesiones, perteneces a la personalidad tipo A, que también incluye rasgos como la competitividad y la agresividad.

compra ahora

Lo que es cierto es que el dinero no compra la felicidad. Investigaciones han demostrado que no existe una relación directa entre un ingreso mayor y la felicidad. Una vez que se cumplan nuestras necesidades básicas, la riqueza hace muy poca diferencia en el bienestar general y en la felicidad. De hecho, las personas extremadamente ricas sufren mayores tasas de depresión. Sin embargo, algunos estudios sugieren que podría haber un vínculo entre el aumento de los ingresos y una mayor satisfacción con la vida. Al parecer no es el dinero en sí lo que lleva a la insatisfacción, sino el esfuerzo continuo por obtener mayores riquezas y más posesiones.

Se ha sugerido que las culturas enfocadas en el consumo pueden contribuir al desarrollo de personalidades narcisistas. Los narcisistas suelen actuar con arrogancia y están muy preocupados por el estatus, la búsqueda del poder y el prestigio, probablemente para tapar sus sentimientos de vacío interior y de baja autoestima. El deseo externo de validación de los narcisistas encaja con los valores materialistas que se centran en el elogio de las cosas extrínsecas.

Tienda

Se ha visto valores que los valores materialistas son alimentados por la inseguridad. Las personas que dudan crónicamente de sí mismos y de su valor como personas, tienden a ser más materialista. El consumismo aprovecha esas inseguridades y lo utiliza para vender productos, promoviendo el consumo como el camino a una mejor vida personal y social.

Posiblemente la mejor alternativa para ponerle fin a la cultura del consumismo, sea la atención plena, enfocarnos en el presente y evaluar las acciones que desencadenan esos sentimientos de querer tener lo más nuevo.

Imágenes | Sean MacEntee | Georgie Pauwels | edkohler | Firelknot |

En Vitónica México | Psicología de la alimentación: una herramienta para entender el comportamiento con la comida
En Vitónica México | ¿Qué lado de tu cerebro es el que manda al momento de llevar una vida saludable?

Temas
Comentarios cerrados
Inicio