Publicidad

Tips para que uses de forma óptima tu congelador y le saques todo el provecho a la comida

Tips para que uses de forma óptima tu congelador y le saques todo el provecho a la comida
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

¿A quién no le ha tocado abrir el congelador de un refri y deprimirse al instante? Este lugar, cardinal en cualquier hogar, es muy fácil que se vuelva un caos. Cuando esto sucede huele mal, se ve desordenado y encima puede ocasionar que pagues mucho más por la luz que consume.

A continuación te damos algunos consejos que te servirán para que tu congelador sea un lugar que dé gusto abrir y utilizar correctamente todos los días. Pon atención y (algo muy importante): mentalízate para deshacerte de muchas cosas. ¡Le hará mucho bien a tu cocina!

Mantenlo limpio siempre; aséalo con regularidad

Muchos dejamos que nuestro congelador sea un reino de hielo que subsista por sí mismo, hasta que la necesidad nos recuerde que existe y que lo necesitamos. Lo ideal es que cada dos meses lo limpies y, ante todo, evites que se formen grandes concentraciones de cristales de hielo.

¿Por qué tienes que huir de ellos? Bueno, porque hacen más trabajoso el funcionamiento en general del refrigerador, y porque son un bloque físico que no permite que el aire frío circule normalmente. Algo que puedes aplicar es siempre explorar todo el contenido, tirar lo que esté descompuesto y mover al frente lo que consideres más viejo, pero útil.

Recuerda: -18 grados centígrados siempre

Esa es la temperatura ideal para que, incluso cuando tus alimentos estén completamente hechos roca, puedas descongelarlos y que aún conserven sus vitaminas, color, sabor y textura.

Te recomendamos que antes de que los metas a congelar siempre los enfríes primero en el refrigerador. Y claro: espera a que antes de todo eso están completamente al tiempo. Si metes algo caliente, eso aumenta la temperatura interna y no le hace bien a los demás alimentos. Encima, el aparato gasta más luz porque debe trabajar el doble para volver a conseguir el mismo nivel de frío.

Maneja todo con mucho cuidado

Toma en cuenta que muchos alimentos (los mariscos, por ejemplo) se vuelven delicados y quebradizos cuando se congelan. Cuando se trata de crustáceos esto es mucho más importante, ya que son mucho más frágiles por las patitas tan delgadas que tienen. Trata de estirarlos al máximo posible sobre una bandeja, sin que se peguen.

Siempre congela en porciones pequeñas

Este es consejo que te salvará de muchos problemas. Especialmente el de tener que esperar mucho tiempo para que algo esté “cocinable” y sin hielo. Si metes la comida en recipientes a los que sólo les quepan porciones para una o dos personas, todo será más fácil. Se congelará en la mitad del tiempo y se descongelará de la misma forma. Además, así te presionas a lo almacenar demasiado.

Opta por congelar guisos con mucho contenido de agua y grasa

Por ejemplo sopas y caldos, o nuggets y trozos de carne. No es bueno meter lácteos, porque muchos de ellos (a excepción de los helados que están diseñados para eso) suelen separarse en capas cuando se les somete a tanto frío.

La única excepción de lo que tenga agua y no debe congelarse son las frutas y verduras: en su caso los cristales sólo hacen que sus células se destruyan, se vuelvan bandos y pierdan la consistencia que buscas para cocinarlos.

Revisa continuamente las fechas de uso ideal

Busca entre tus cosas un marcador que no libere químicos que traspasen el plástico y marca las bolsas o recipientes con la fecha en que los guardaste. De esta forma será mucho más fácil identificar cuando es momento de empezar a deshacerte de lo que ya no puedas consumir.

No congeles cosas que ya empezaron a echarse a perder

Esto porque debes tener en cuenta que el frío no mata las bacterias. Sólo las pone a hibernar y retarda el tiempo en que la comida se echa a perder. Si buscas preservar un producto que estaba por malograrse, no lo salvarás de su destino. Sólo harás que eso pase después. Pero pasará.

Ahora que sabes todo esto, aplícalo para que tu congelador se un lugar habitable y tan útil como idealmente debería ser.

Fuente: Kitchen Nine El Comidista

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir