Publicidad

Cómo guardar correctamente ajos en la cocina para que conserven mejor su sabor

Cómo guardar correctamente ajos en la cocina para que conserven mejor su sabor
Sin comentarios

El ajo es, sin duda alguna, uno de los condimentos más usados en el mundo. Con justa razón: su sabor intenso es imposible de pasar por alto y siempre le da a la comida un toque que ayuda a brillar a otros sabores.

No obstante, los ajos son un tanto delicados en cuanto a almacenaje se refiere. Es por eso que hoy te enseñamos cómo guardarlos adecuadamente, para que no pierdan su sabor, ni se te echen a perder rápido.

Sécalos antes de guardarlos

ajo-seco Foto de Pixabay.com

Esto es muy importante, especialmente si tus ajos son tan frescos que no tienen mucho tiempo de haber salido de la tierra. En este caso, ponlos a secar en alguna superficie de tu cocina donde les toque el sol por al menos cuatro o cinco días seguidos. Una vez secos, será mucho más fácil tenerlos en reserva.

Guárdalos en aceite de oliva

ajo-aceite Foto de Pixabay.com

Mucha gente opta por esta alternativa, especialmente cuando son personas que prefieren cualquier cosa, antes de perder tiempo limpiando ajos antes de cocinar.

Lo único que debes hacer es quitarle la piel a todos ellos y ponerlos en un frasco, hasta que ocupen un tercio de su capacidad. Luego agrega una porción similar de aceite de oliva y cierra el recipiente. Podrás tenerlo a temperatura ambiente o en refrigeración. Ya sólo será cuestión de que recurras a ellos cada que guises algo y los piques.

 De preferencia, en un recipientes con orificios

ajos Foto de Pixabay.com

La mejor forma de conservar ajos es a temperatura ambiente. Para esto, retíralos todos de la cabeza y el tallo y, con todo y su envoltura delgada, guárdalos en un recipiente de vidrio.

Eso sí, es súper importante que la tapa del recipiente tenga orificios para que puedan respirar bien. Si no, empezará a salirles moho y se echarán a perder antes de que puedas aprovecharlos.

 No los congeles

A menos que de verdad no tengas otra opción, no los congeles. Es un hecho que no se te van a descomponer en el corto plazo; pero lo que sí es que después de al menos tres días de someterlos a bajas temperaturas, empezarán a perder su sabor. Y eso les quitaría todo el chiste.

De preferencia busca los de colores

ajo-morado Foto de Pixabay.com

A diferencia de un ajo completamente blanco, uno morado puede ser mucho más resistente en tu cocina. Incluso si los encuentras en tonalidades rojas o cafés, el efecto no cambia. Los sabores, claro, son distintos, pero de ti dependerá qué prefieras preservar: un sabor en específico, o un condimento estandarizado.

Otra opción: vino

Nuestro último tip es que peles tus ajos y los dejes reposando en vino blanco, o tinto, según prefieras para el sabor final con el que queden impregnados. El frasco donde los guardes sí puede refrigerarse. Tardará cerca de cuatro semanas en perfecto estado.

Fuentes: Canal Cocina | Conservación de alimentos

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios