Publicidad

Estudio mexicano halla que molécula del cacao genera autodestrucción de células cancerosas

Estudio mexicano halla que molécula del cacao genera autodestrucción de células cancerosas
Sin comentarios

Publicidad

Científicos mexicanos del Instituto Politécnico Nacional liderados por el investigador José Rubén García comprobaron el efecto de la epicatequina para matar células cancerosas, esto debido a sus numerosas propiedades antioxidantes.

Hace 10 años investigadores de la universidada de Harvard descubrieron que la dieta de los indígenas kunas les favorecía ya que tenían una prevalencia muy baja de enfermedades cardiovasculares y ses dieron cuenta de que en promedio, bebían 40 tazas de cacao a la semana.

Las investigaciones posteriores demostraron que había una relación entre este consumo y la protección de enfermedades cardiovasculares, gracias a un flavonoide presente en el cacao, llamado epicatequina.

En México, investigadores y científicos del IPN iniciaron sus estudios en epicatequina con una línea diferente, guiados por José Rubén García Sánchez, investigador del laboratorio de oncología molecular y estrés oxidativo de la Escuela Superior de Medicina.

El científico, notó que muchos de los compuestos de la epicatequina existen en otros flavonoides identificados por su actividad anticancerígena y fue así como decidieron iniciar la investigación y lograron comprobar que su efecto sobre las células cancerosas provoca su autodestrucción.

Lo que se encontró...

  • La epicatequina programa a las células cancerosas para que se autodestruyan provocándoles un efecto llamado apoptosis.

  • Este hallazgo es importante porque si bien los tratamientos anticancerígenos actuales provocan esa reacción, éstos no distinguen entre células cancerosas y células normales.

  • La epicatequina induce estrés oxidativo en la célula cancerosa de manera selectiva.

  • Los especialistas han combinado la epicatequina con otros fármacos que se utilizan actualmente en terapias clínicas como el paclitaxel y el tamoxifeno y comprobaron que acelera su efecto y disminuye la cantidad requerida de éstos.

Planes a futuro

García Sánchez es optimista y vislumbra la aplicación de la epicatequina modificada como coadyuvante en los tratamientos actuales. Cabe destacar que la velocidad para que esto suceda dependerá del financiamiento que obtenga la investigación, que buscará apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

¿Qué hacer por el momento?

Hasta que no se pueda emplear como medicamento, lo que se puede hacer es consumir el flavonoide de manera natural y esperar a que la investigación llegue a su fase clínica.

FUENTES:

  • IPN
  • ESM
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir