Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Qué pasa con los carbohidratos después de haber sido absorbidos?

¿Qué pasa con los carbohidratos después de haber sido absorbidos?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los carbohidratos o hidratos de carbono representan entre un 55 a un 60% de nuestra dieta. Como bien ya sabes, una ingesta en exceso de este macronutriente conlleva a un aumento de peso. En esta nota veremos ¿Qué pasa con los carbohidratos después de haber sido absorbidos por el cuerpo?

De los tres monosacáridos que existen, la glucosa es el más importante para la fisiología humana. Muchos carbohidratos de la dieta se descomponen en glucosa para su absorción. La glucosa es el azúcar presente en la sangre.

Una comida alta en hidratos de carbono genera una rápido aumento de la glucemia. Cuando ingerimos alimentos con una alto índice glucémico, es decir, aquellos alimentos refinados, como el azúcar y cereales blancos, provocan una rápida elevación de los niveles de glucosa en sangre y posiblemente una hiperglucemia (mayor a 140 mg), que a su vez provoca una mayor secreción de insulina por el páncreas.

El aumento de la glucosa en sangre estimula a nuestro páncreas que a su vez secreta insulina hacia la sangre. Recordemos que la insulina, es la hormona que facilita la captación y utilización de la glucosa por los tejidos corporales. Con una ingesta adecuada de carbohidratos en una dieta correcta, los niveles de glucosa en sangre permanecen normales.

Cuando se liberan altos niveles de insulina en la sangre, dan lugar a un excesivo transporte de glucosa sanguínea hacia los tejidos, que a su vez provoca una hipoglucemia (40-50 mg), es decir una baja de azúcar. La respuesta de la insulina y la hipoglucemia que siguen a la ingesta de carbohidratos son una consideración importante para deportistas y personas con Diabetes.

azucar sanguinea

¿A dónde va el azúcar?

El destino de la glucosa sanguínea depende de muchos factores y el ejercicio es uno de los más importantes, pero prácticamente hay cuatro opciones:

  1. La glucosa sanguínea se puede utilizar para obtener energía especialmente para el cerebro (recuerda que es su principal fuente de energía) y otras partes del sistema nervioso. La hipoglucemia puede perjudicar las función normal del cerebro, es por esto que en dietas restrictivas en carbohidratos, muchas personas experimentan mareo, confusión y dolor de cabeza, entre otros síntomas.
  2. La glucosa en sangre puede convertirse en glucógeno tanto muscular como hepático. Este glucógeno entra en un proceso de producción de energía cuando se requiera.
  3. La glucosa en sangre puede ser convertida y almacenada como grasa en el tejido adiposo. Esta situación se produce cuando los carbohidratos en combinación con las calorías de otros nutrientes superan las demandas de energía del organismo y la capacidad de hígado y los músculos para almacenar glucógeno.
  4. Una parte de la glucosa en sangre puede ser excretada por la orina en caso de una cantidad excesiva en la sangre derivada de una rápida ingestión de azucares simples. Este mecanismo es común en personas con diabetes. Cuando acudes a un laboratorio para hacerte un examen general de orina (EGO), verás que en la lista de los compuestos a evaluar aparece glucosa. En caso de presentar glucosa en orina, es necesario que acudas con tu médico para descartar Diabetes.

Fuente | WILLIAMS H. Melvin, "Nutrición para la salud, la condición física y el deporte" (2002)Ed Paidotribo, Primera edición, España, 101-103 pp

Imágenes | Moyan Brenn| Mike Mozart
En Vitónica México | ¿Sabes cuánta azúcar escondida consumes?
En Vitónica México | Jugo de toronja, efectivo como tratamiento en la diabetes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio