Publicidad

Los excesos de belleza de una emperatriz

Los excesos de belleza de una emperatriz
Sin comentarios

Hoy en día es común escuchar hablar de los problemas que enfrentan actrices, cantantes, princesas y demás figuras públicas, en relación con su figura. Gracias a las redes sociales, vivimos en un mundo que enfatiza que las mujeres sean delgadas y siempre se vean perfectas. Pero a pesar de que parece que es un problema actual, la realidad es que esos problemas existen desde hace miles de años. El día de hoy analizaremos los excesos de belleza de la emperatriz de Austria, también conocida como la emperatriz Elisabeth, o Sissi.

Se considera como una de las mujeres europeas más bellas de su época. Y ella estaba plenamente consciente de ello. Se dice que su belleza fue la que ocasiono que el emperador de Austria, Francisco José, se casara con ella y no con su hermana mayor, Helena. Se dice que tenía una personalidad rebelde, le gusta su libertad y siempre decía lo que pensaba, aunque no fuera lo correcto para una emperatriz.

Se obsesionó con su belleza, con mantenerse delgada y le tenía un miedo extremo a envejecer. Odio lo que sus cuatro embarazos le hicieron a su cuerpo, y a partir de eso hizo todo lo posible por siempre mantener una figura delgada. Se dice que todos los días medía la circunferencia de su cintura, la cual media solamente 50 centímetros. Si un día se pasaba por unos milímetros, ese día no comía nada. Cosa que no era rara, ya que sus comidas eran mínimas y su rutina de ejercicio bastante extensa.

Empress Elisabeth Of Austria2

Algunos relatan que sus caminatas podían durar hasta 10 horas. Además era aficionada a la equitación, a la esgrima, a la natación y a la gimnasia, algo raro en esa época. De hecho mando construir un salón especial para practicar gimnasia, equipado con anillos, escaleras y todo articulo necesario. En sus salas de audiencia no había sillas, ella caminaba todo el tiempo sin parar mientras escuchaba a sus visitas.

Este estilo de vida ocasiono que tuviera muchos problemas físicos como ciática, reuma y edemas. Además, debido a la mala nutrición, tenía un cutis bastante deteriorado. Por eso probo una gran cantidad de cremas y lociones. Durante los inviernos utilizaba una loción llamada “Crema Celeste”, hecha a partir de cera blanca, espermaceti (esperma de ballena), aceite de almendras dulces y glicerina. La “Crema Fría”, bastante utilizada en esa época, también formaba parte de su rutina. Está loción estaba hecha a partir de cera de abejas, aceite de almendras dulces, agua de rosas y manteca de cacao.

Para mantener su piel suave y lisa, Sissi se bañaba todas las noches con agua tibia y aceite de oliva. Para mantenerse delgada, antes de dormir le daban un masaje y la envolvían con trapos empapados en vinagre de manzana. Eso sí, no utilizaba nada de maquillaje. Amaba la belleza natural y fue muy crítica de las mujeres que utilizaban demasiado maquillaje.

Empress Elisabeth Of Austria 1864

Otro de sus atractivos era su largo pelo ondulado, que llegaba hasta el piso. ¡Pasaba entre dos y tres horas diarias arreglándolo! Contrató a Franziska Angerer Feifalik para encargarse exclusivamente de su pelo, algo que no le gusto al resto de la corte, ya que antes Franziska era la peluquera de un teatro, algo inaceptable en esa época. Pero la verdad es que era un trabajo bastante quisquilloso.

Todos los días al momento de peinarse, la emperatriz se sentaba en una silla en su cuatro. Se colocaba una sábana blanca debajo de ella, y su peluquera tenía que estar completamente vestida de blanco, incluso utilizar guantes blancos, para peinarlas. Cuando terminaba tenía que enseñarle todos los cabellos que se habían caído, si eran demasiados, la emperatriz se enojaba. Lavar su pelo era otro ritual, el cual se realizaba cada quince días. Se realizaba con una mezcla de coñac y yema de huevo, pero retirar la yema de huevo de su pelo le tomaba un día entero.

Sin duda, a pesar de la época, la presión de la sociedad por lucir joven y bella, han hecho que se hagan bastantes locuras y las rutinas de belleza y de alimentación se vuelvan un exceso.

Imágenes | Wikimedia Commons | Wikimedia Commons | Wikimedia Commons |

En Vitónica México | Nueva actitud hacia la belleza femenina: confianza sobre juventud
En Vitónica México | La transformación de la belleza femenina

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios