Publicidad

Los errores más grandes que cometemos al hacer dietas

Los errores más grandes que cometemos al hacer dietas
Sin comentarios

En honor al Mes Nacional de la Nutrición en USA, se realizó una entrevista a 4 expertos, preguntándoles cuáles son los errores más comunes que sus pacientes cometen una y otra vez cuando intentar bajar de peso a través de una dieta, así que aquí les presentamos el top 5 de dichos errores, mismos que seguramente has cometido, pero lo mas importante, te mencionamos los consejos que los especialistas publicaron para no caer en ellos. 1. Contar calorías (y sólo contar eso).
Cuando se trata de perder peso es muy común caer en el error de "cantidad en lugar de calidad". Enfocamos nuestros esfuerzos en contar calorías en lugar de ver la película completa. Muchos programas de reducción de peso se centran en ver por encima la radiografía de los alimentos: calorías, carbohidratos y proteínas sin poner atención en la calidad del alimento, en lo tóxico que puede llegar a ser, o en el aporte nutricional que vamos a tener. Hoy en día cientos de personas a dieta prefieren las "zero" calorías de un refresco de cola que las calorías nutritivas que aporta un jugo verde, repleto de vitaminas, minerales, antioxidantes y depuradores de toxinas. Nuestro Consejo: En lugar de sólo ver etiquetas para contar calorías, hazlo para ver ingredientes, busca alimentos orgánicos, poco procesados y libres de conservadores. Incluye alimentos que tal cual, no tengan etiquetas, es decir que no vengan empaquetados, como vegetales, legumbres, frutas y granos. Un jugo verde en ayunas es ideal para empezar tu día.

2. No ser consistente. Nuestras agendas apretadas y repletas de compromisos frustran y hacen que nuestras muy buenas voluntades de empezar una dieta saludable se vayan al rincón de los olvidos o a un propósito a cumplir sólo de lunes a jueves. Los expertos comentan que hay pacientes que por su ritmo de vida pueden un día comer muy saludable, una ensalada de berza orgánica y alta en fibra, pero el siguiente día no desayunan ni almuerzan y a media tarde comen en cualquier restaurante de fast food, para cerrar la semana terminan en el restaurante gourmet de moda, cenando una pasta repleta de grasas y carbohidratos. Nuestro Consejo: Antes de que tu complicada agenda acabe con lo mejor de tus buenas intenciones, bloquea el tiempo que destinaras en tu semana a preparar tus alimentos, antes de que el hambre voraz en medio del caos te haga ceder ante las tentaciones de Panda Express o Mac Donald's

3. No tomar suficiente agua. Para que nuestro cuerpo funcione correctamente, es necesario estar bien hidratados, de lo contrario podriamos encontrarnos con problemas físicos como la fatiga, dolores de cabeza, mareos y problemas aún más peligrosas a largo plazo, como la comprometer las funciones renal y hepáticas, problemas de colesterol, entre otros. A veces, solemos no darle esta importancia al consumo de agua y solemos evitarla, sobre todo en días fríos. Por otro lado, es muy común confundir la sed con el hambre, teniendo como resultado comer en exceso, por lo que las razones para beber agua sobran, solo es cuestión de hacerlo un hábito. Nuestro Consejo: Convierte el termo de agua en un accesorio en tu escritorio, teniéndolo a la mano será mas fácil que estés bebiendo pequeños sorbos todo el día. Si eres de los que les cuesta beber agua por su ausencia de sabor, puedes probar añadirle sabores saludables y naturales, libres de calorías, como una rodaja de limón, un pedacito de jengibre o unas hojas de menta.

  1. Comerte tus emociones. Muchas personas, sobre todo las mujeres, tendemos a vertir nuestros problemas en la mesa, comiendo emocionalmente, celebrando cuando estamos contentas con un helado, o sufriendo depresiones con un platón de carbohidratos, terminamos saturando nuestro estómago con emociones transformadas en comida y olvidamos la dieta en un santiamén al primer destello de sufrimiento. El azúcar, los dulces y los alimentos altamente procesados son el remedio emocional del estrés, la fatiga, la ansiedad, la depresión y muchas otras afecciones mentales. Nuestro Consejo: Si sabes que tiendes a comer en estas situaciones, es importante que tengas a la mano snacks saludables, para que cuando las emociones te desborden, no caigas ante las tentaciones de una máquina dispensadora o una tienda de golosinas, en su lugar debes de tener cerca frutas previamente lavadas y desinfectadas, cuadritos de queso panela, frutos secos o cualquier otra opción de snacks saludables

5. Ceder ante la presión social. Cuando tenemos una vida social muy exigente ya sea por trabajo o amistades, es muy común vernos envueltos entre compromisos como cenas, cocteles e inclusive comidas fuera. Esto puede llegar a ser complicado cuando nos sentamos a la mesa con personas que no tienen el mismo tipo de propósitos ni llevan el mismo ritmo de vida saludable que nosotros, ya que lo mas común es que empiecen a boicotear tus intentos de sobre llevar la dieta. Algunos hasta intentarán hacerte sentir mal, por evitar el alcohol y la charola de pan. Nuestro Consejo: Sabemos que es imposible evitar esos compromisos por lo que entendemos que no es una solución, lo que si puedes hacer es predicar con el ejemplo, si demuestras que llevar una vida saludable te hace una persona mejor, positiva y sin tantas quejas de afecciones físicas, la gente te verá como un ejemplo a seguir y dejarán de molestarte por los hábitos que lleves en la mesa. Recuerda que la mejor respuesta a un intento de boicot, es decir que "no estás a dieta, que simplemente llevas un estilo de vida más saludable" con eso los dejarás sin palabras y podrás seguir con tu plan perfecto.

Imagen | Helga Weber En Vitónica | Grandes errores al hacer dieta

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios