Compartir
Publicidad

El sonido de los alimentos al masticarlos puede hacer que comas menos

El sonido de los alimentos al masticarlos puede hacer que comas menos
0 Comentarios
Publicidad

Sabemos que la vista, olfato, gusto y tacto, juegan un papel bastante importante al momento de comer. Sin embargo, poco se sabe del efecto que tiene el oído en nuestras experiencias culinarias. Las propiedades auditivas se han considerado "el sentido del sabor olvidado". Por eso últimamente los científicos han investigado el “efecto crujiente”, es decir cómo los sonidos de los alimentos afectan la cantidad que consumimos.

Según los resultados publicados en la revista Food Quality and Preference, cuanto más conscientes somos de los sonidos que producen los alimentos al consumirlos, menos comemos. En el estudio se llevaron a cabo tres experimentos sobre el efecto del sonido de los alimentos, y encontraron que incluso cuando la gente sólo piensa en los sonidos relacionados con la masticación, se reduce el consumo.

Los investigadores no hablan del sonido que hace la comida durante su preparación, como el chisporroteo del tocino, el crujir de la capa de crème brulee o las palomitas de maíz en el microondas. Que muchas veces funcionan como una señal para empezar a salivar.El efecto auditivo que ellos estudiaron es el sonido de la masticación.

En un experimento, los sujetos tenían que comer mientras usaban audífonos que tocaban un sonido alto o uno más silencioso. Los investigadores encontraron que el ruido más fuerte ocultaba el sonido de la masticación, y los sujetos de ese grupo comieron más; cuatro pretzels en comparación con 2.75 pretzels para el grupo "tranquilo". Cuanto más consciente es una persona del sonido que su alimento hace mientras come, menos probable es que coman más.

Enmascarar el sonido de lo que estamos comiendo, por ejemplo viendo televisión o comiendo en lugares muy ruidosos, eliminamos uno de los sentidos relacionados con los alimentos. Un pretzel puede parecer poca cosa, pero la cantidad puede acumularse con el tiempo.

Los resultados del estudio nos hablan de la importancia de estar presentes, y con atención plena, mientras comemos. No sólo nos debemos de enfocar en el sabor y la apariencia de la comida, sino también en el sonido que produce.

Imagen | Daniel R. Blume

En Vitónica México | ¿Por qué las uñas en un pizarrón nos dan escalofríos?
En Vitónica México | ¿Debes realizarte una prueba de audición?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio