Publicidad

Ocho harinas alternativas y saludables con las que puedes cocinar (además libres de gluten)

Ocho harinas alternativas y saludables con las que puedes cocinar (además libres de gluten)
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

¿Por qué es importante hablar de las harinas alternativas? Porque éstas generalmente aportan mucho más beneficios a la salud que la harina de maíz, la harina de trigo o la harina de soya que son harinas elaboradas (a menudo) con cultivos transgénicos.

Estas ocho opciones que te presentamos son naturales y son mucho más saludables que las otras, por si fuera poco, están libres de gluten, así que si padeces la enfermedad celíaca, intolerancia al gluten o has optado por evitar el gluten por otras razones, es muy probable que estés familiarizado con algunas de ellas.

A continuación te decimos qué tipo de harinas alternativas son las que concederán muchos más beneficios a tu salud:

  • Harina de amaranto: Libre de gluten y trigo; se elabora al moler las semillas de la planta de amaranto para obtener un polvo fino. La harina de amaranto no solo contiene los nueve aminoácidos esenciales, sino que también es una excelente fuente de calcio, hierro, magnesio y fósforo. Técnicamente no es un grano y su sabor es descrito como terroso y anuezado. Debido a que es una harina densa, podría obtener mejores resultados al mezclarla con otro tipo de harinas. Comience con un 25 % de amaranto y ajuste la cantidad según sea necesario. Funciona mejor para hacer hot cakes, panes, y también se puede utilizar para espesar el roux, sopas, guisos y salsas blancas.

  • Harina de Coco: Consiste en la pulpa seca de los cocos frescos, después de prensarlos para elaborar la leche de coco y extraer la mayor parte de su aceite. Cuando se emplea para reemplazar la harina con- vencional, puede añadirle un ligero sabor a coco mientras le otorga una rica textura y dulzor natural. La harina de coco es nutritiva, en parte, porque cuenta con el porcentaje más alto (48 %) de fibra alimenticia, en comparación con cualquier harina. También, es una excelente fuente de proteínas, mientras que es muy baja en carbohidratos. Y naturalmente, es libre de gluten y trigo. Puede convertir los productos horneados convencionales en deliciosos snacks y al remplazar la harina de trigo por harina de coco y agregar huevos. En promedio, puede agregar un huevo por cada onza de harina de coco­­.

  • Harina de Sorgo: Libre de gluten y trigo se obtiene al triturar el grano del mismo nombre. Es un alimento básico y esencial para alrededor de 9 millones de personas alrededor del mundo, y con fre- cuencia se emplea en África e India para elaborar papillas y pan plano, sin levadura. El pan plano etíope llamado injera y un tipo particular de roti indio son elaborados con sorgo. La harina de sorgo es una buena fuente de antioxidantes, vitaminas B, fibra, fósforo de hierro y proteínas. Tiene un sabor suave y ligeramente dulce, lo que lo convierte en un buen complemento para hacer combinaciones de harina. No funciona bien cuando se hacen sustituciones taza por taza con harina regular.

  • Harina de Arrurruz: Se deriva de la raíz de la planta con el mismo nombre, la harina de arrurruz (también conocida como almidón de arrurruz) es un polvo inodoro e insípido útil como agente espesante. Es una opción superior al almidón de maíz, que a menudo es transgénico. Además, se puede emplear para empanizar pescado y carnes, o se puede mezclar con otros tipos de harinas sin gluten ni trigo para elaborar productos horneados. El arrurruz tiene un gran contenido de vitaminas B, hierro y potasio, pero no contiene proteínas, lo que le confiere su capacidad espesante superior.

  • Harina de Cáñamo: Se elabora al moler y cernir las semillas de cáñamo, después de que se trituran para extraer el aceite. La harina de cáñamo no contiene glu-ten ni trigo y puede añadirle un ligero sabor anuezado a los productos horneados. Consiste en alrededor de un 33 % de proteínas, lo que la convierte en una excelente fuente de aminoácidos. Es rica en fibra, hierro, magnesio y zinc. Esta harina densa puede funcionar mejor cuando se combina con otras opciones alternativas para hornear. Limitar el polvo de cáñamo al 25 % de la mezcla de harina puede asegurar una textura más liviana, en especial si hornea pan. Debido a su naturaleza aceitosa, el polvo de cáñamo podría volverse rancio a menos que sea refrigerado.

  • Harina de Mijo: El mijo es un grano ancestral resistente a la sequía y miembro de la familia de las gramineas, que se cultiva ampliamente en China, In-dia y países que rodean el desierto del Sahara, en África Occidental. Cuenta con una estructura proteica similar a la del trigo, pero no contiene gluten ni trigo. Tiene un sabor dulce, mantecoso y similar a la harina de maíz. El mijo es una excelente fuente de vitaminas B y puede proporcionar una cantidad decente de cobre, manganeso, magnesio, potasio y zinc. Dicho lo anterior, también contiene goitrógenos, sustancias alimenticias conocidas por influir en el metabolismo de la tiroides y yodo.

  • Harina de Tapioca: Se deriva de la raíz de la planta de mandioca, que produce una harina blanca, fina y útil como espesante para elaborar salsas con jugo de carne, sopas, salsas y salteados. La tapioca le añade "masticabilidad" a los productos horneados libres de gluten y trigo; así mismo, puede almacenarse a temperatura ambiente por períodos de tiempo prolongados.

  • Harina de Almendras: La harina de almendras se elabora al moler y cernir las almendras escaldadas hasta obtener un polvo fino. Debido a que las almendras son un fruto seco, la harina de almendras es naturalmente libre de gluten y trigo. La harina de almendras es más dulce que otras harinas, baja en carbohidratos, así como rica en proteínas y fibra y es una excelente fuente de cobre, magnesio, manganeso, fósforo y vitamina E.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir