Compartir
Publicidad

Los conventos. Fábricas artesanales de finos y deliciosos dulces

Los conventos. Fábricas artesanales de finos y deliciosos dulces
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hasta hace poco, tenía una tía que fue religiosa, (Murió ya) y pude probar muchas de las maravillas que en su congregación hacen. Ella era maestra, pero nos traía delicias como cajeta (Dulce de leche), chiles en vinagre, galletas, polvorones, etc. Y veo que resurge el deseo de adquirir lo que con tanto esmero hacen. ¿Por qué?

Creo saberlo: Por la calidad y cuidado que ponen en lo que hacen, amén de poner amor. Las vi cocinando, en Apaseo el Grande, en Guanajuato, y de haber sido posible, me hubiera quedado a ayudarlas aunque sea como auxiliar de cocina. Cocinan maravilloso y se ayudan entre todas con orden y armonía. ¡Nada que ver con una cocina en la que se gritan ordenes o se miran despectivamente las manos inexpertas!

conserva-limones.jpg

Se había perdido un poco la idea de que en los conventos se cuecen y hornean verdaderas delicias gastronómicas, de donde han surgido platillos de fama mundial, como los chiles en nogada, que representan los colores de nuestra bandera. Pero hoy, hablemos de los dulces.

monjas_dominicas.jpg

Los mazapanes en forma de preciosas frutas y verduras miniatura, de las monjas poblanas, de almendra o piñón, aunque ya por costos se hacen de pepita, son además de coloridos y hermosos, una delicia que no deberían perderse.

dulces_poblanos.jpg

Suspiros y pellizcos de monja, tocinos de cielo, glorias, orejas de fraile, roscos de vino, trufas, roscones de huevo, rosquillas, bocaditos de nata, tejas de almendra, pastas con frutos secos; huesos de santo, alfajores, polvorones y mantecados, la jericalla, además del clásico rompope y la cajeta de leche, son algunas de las dulces delicias que se hacen en los conventos.

jericalla.jpg

Creo que una ruta que me encantaría hacer, es justamente, la de los conventos que aún cocinan estas delicias. Hablaré con la Madre Superiora del último convento en donde habitó mi tía, para solicitarle informes aunque ellas no se dedican personalmente a la cocina. En este post, vaya a ellas mi agradecimiento (Madre Superiora Luz de Lourdes, por favor, un abrazo a todas ustedes) por su generosa hospitalidad, pero sobre todo, por su cariño y atenciones. Están en Puebla, y son de la Congregación del Divino Verbo Encarnado.

En Directo al Paladar, les dejo más de dulces mexicanos artesanales Y por si se animan, la receta de rompope a mi manera.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio