Compartir
Publicidad

Gobiernos del mundo consideran subir impuestos a la carne para combatir el cambio climático

Gobiernos del mundo consideran subir impuestos a la carne para combatir el cambio climático
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Recuerdas cuando te enteraste que comidas y bebidas ultraazucaradas, así como cigarros y licores iban a aumentar de precio para disminuir su consumo y ayudar a tu salud? Es posible que lo mismo ocurra pronto con las carnes rojas. Y sí es por tu salud, pero también por la del planeta.

De acuerdo con cifras de la ONU, el sistema alimentario humano representa el 37% de todas las emisiones de gases invernadero del mundo. Lo cual ha llevado a muchos a empezar por adquirir hábitos de flexitarianismo, vegetarianos y veganismo, para prescindir de la carne.

A pesar de que en México esta tendencia existe y cada vez cobra más fuerza, datos del Consejo Mexicano de la Carne (Comercarne) aseguran que ha habido ligeros incrementos en el consumo global de los mexicanos respecto de este alimento.

El consumo de la carne de cerdo durante 2018 alcanzó un crecimiento del 6.1%, mientras que la producción se incrementó en un 4.6% en comparación a 2017. El per cápita promedio fue de 18.8 kilos. A su vez, respecto de la carne de res los números cerraron en un crecimiento del 2.8% y un 1.7% de incremento de consumo. El per cápita de esta carne se mantuvo en 14.8 kilos.

¿Subir impuestos a la carne funcionaría en México?

En países como Alemania, por ejemplo, ya existe una propuesta concreta de subida de impuestos para disminuir el impacto ambiental de este tipo de alimentación. Recientemente una coalición de políticos de varios partidos pusieron sobre la mesa la posibilidad latente de subir el IVA sobre la carne del 7% al 19%.

No obstante, la compañía de investigación de mercados Fitch Solutions asegura que estos gravámenes pueden pronto empezar a barajearse en muchos más países. En México eso aún no sucede, pero la respuesta a iniciativa de subida de gravámenes a productos azucarados y alcohólicos ha funcionado. De forma gradual, pero lo han hecho.

En nuestro país, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), los impuestos al tabaco, alcohol y bebidas azucaradas son relativamente bajos comparados con los que existen en otros países o con estándares internacionales.

Para bebidas azucaradas, el impuesto es de $1.17 pesos por litro (cerca de un aumento de 10% en el precio). El impuesto al tabaco es de 160%, más un impuesto específico de $0.35 pesos por cigarro. Para el alcohol, el impuesto  depende de la concentración del alcohol: la cerveza tiene un impuesto de 26% y los fermentados y destilados entre 30 y 53%. Por lo mismo, muchos piden incluso subir esas cuotas.

Es posible que, dados esos resultados, aquí la medida de gravar la carne diera frutos. No obstante, habría que esperar a que alguna iniciativa al respecto se hiciera realidad para aventurar conclusiones más definitivas.

A ello hay que sumar no sólo el aspecto económico, sino también el que repercute directamente en la salud. Al igual que el azúcar, la carne roja se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y diabetes.

Más allá de estas novedades fiscales, sabemos que hay muchas más alternativas para hacernos al camino de una alimentación que, sin dejar de ser balanceada, sea más amigable con nuestro planeta. Cambiar la dieta no es difícil, sólo implica hacernos conscientes de que es una de las formas más sanas de asegurar el futuro de nuestras vidas.

Fuentes:

Business Insider | INSP | Comecarne

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio