Receta de ate de guayaba casero: solo necesitas 4 ingredientes y queda riquísimo para comer con queso

Receta de ate de guayaba casero: solo necesitas 4 ingredientes y queda riquísimo para comer con queso
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
nicole-galvan

Nicole Galván

Editor

Periodista freelance. Catadora no oficial de café de olla en jarros y papas en todas sus presentaciones. Fanática de expresar mi love language a través de la comida y del clericot, lectora del true crime, madrina de 6 gatos y amante de cantar mientras cocino. Escribo para Directo al Paladar México.

9 votos

El ate de guayaba es uno de esos postres típicos y tradicionales que están hechos desde su origen con la intención de prepararse en casa. También es conocido como Bocadillo de Guayaba y se trata de un postre sencillo en conserva que se prepara en muchas regiones de América Latina, como Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá, es muy similar al dulce.

Se trata de un dulce que se prepara a partir de la pulpa de la guayaba, panela de caña de azúcar (o azúcar refinada) que se envuelve en hojas de maíz o plátano. Suele servirse con quesos o con dulce de leche en forma de aperitivo. Te contamos cómo prepararla en casa.

Origen del ate de guayaba

El delicioso ate surgió durante el periodo del Virreinato en la Nueva España. Fue el resultado de la idiosincrasia culinaria basada en el dulce de membrillo de España. Sin embargo, lo que diferencia ambos dulces es que el ate se prepara con varias frutas. Michoacán fue el estado que le dio a nuestro país el ate como se le conoce en la actualidad.

El nombre de este dulce típico no era el que actualmente tiene; este dependía de la fruta con la que se preparaba se le agregaba esta terminación "ate": manzate, guayabate, piñotate, almendrate, etcétera.

El ate es una pasta de frutas cocidas con azúcar, consumida como postre. Se elabora cocinando la pulpa de la fruta hecha puré con azúcar hasta que espese, luego se deja enfriar y se orear para que la pasta adquiera una consistencia firme. Este postre puede conservarse de uno a dos años, aunque con el tiempo oscurece y se encoge ligeramente. Originario del Medio Oriente, llegó a México a través de los españoles, quienes lo conocieron por los árabes. Se puede hacer de varias frutas, siendo las más comunes la guayaba, el membrillo y el tejocote.

Ate de guayaba

Tradicionalmente en Michoacán se cocinan en cazos de cobre, mientras que en otras regiones se utilizan cazuelas de barro u ollas gruesas. Algunos añaden pequeñas cantidades de tejocote y membrillo a los ates de otras frutas debido a sus propiedades aglutinantes, que facilitan la formación de la pasta. En los mercados mexicanos, los ates se venden por peso, cortados en pedazos del tamaño que el cliente desee, y se disfrutan solos o acompañados de queso fresco o manchego.

En Morelia, los** ates** son muy famosos y se venden en bolsitas, cajitas de plástico, enlatados o en canastas, en cubos o rollitos cubiertos de azúcar. Los ates morelianos, disponibles en colores café claro y oscuro, verde y rojo, son populares como recuerdos o regalos.

Conforme a información de Larousse Cocina, en Durango, Sonora, Chihuahua y otros estados del norte se le conoce como cajeta. Durango, Sonora, Chihuahua y otros estados del norte, el ate se conoce como cajeta, haciendo la distinción entre el ate o cajeta de fruta y la cajeta de leche.

El ate de guayaba es conocido en muchas partes de México. En Oaxaca se llama Guayabate de panela y se elabora con piloncillo en vez de azúcar.

Los ates pueden nombrarse agregando la terminación –ate al nombre de la fruta con que están hechos, como guayabate, mangate, membrillate, peronate, piñonate, almendrate y zapotate.

Ingredientes

Para 7 personas
  • Guayaba 500 g
  • Agua 1 l
  • Azúcar 500 g
  • 1 limón verde el jugo

Cómo hacer ate de guayaba

Dificultad: Media
  • Tiempo total 1 h 10 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 1 h
  1. En una olla, ponemos a calentar el agua a fuego medio. Ahí colocamos las guayabas cortadas en cuartos, con todo y piel.

  2. Cocinamos las frutas por 15 minutos. Bajamos el fuego, licuamos y colamos. Reservamos todo el jarabe que resulte de ello.

  3. Colocamos el jarabe en una olla nueva, agregamos el azúcar y el jugo de limón. Cocinamos a fuego bajo por 1 hora y medio o hasta que se espese.

  4. Luego preparamos un molde de vidrio (o de otro material resistente al calor) cubriéndolo con plástico para cocina.

  5. Una vez listo esto, vertemos la mezcla sobre el molde. Dejamos reposar hasta que se enfríe y cerramos el plástico. Lo dejamos reposar en el refrigerador por al menos una noche.

  6. Para servir lo retiramos del plástico y lo espolvoreamos con un poco de azúcar normal o glass. Cortamos en cuadros y puedes acompañar con queso campesino, mozzarella, queso tipo feta o queso manchego.

En Directo al Paladar México también puedes leer: Cómo hacer atole de guayaba con piloncillo para días fríos y nublados con la receta del chef Oropeza

9 votos
Inicio