Compartir
Publicidad

Cómo cuidar los cuchillos de cerámica

Cómo cuidar los cuchillos de cerámica
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los buenos cuchillos, si los tratamos con cuidado, suelen durar muchos años. Pero seguramente habrá en nuestra vida al menos un día para decidir comprar un cuchillo nuevo. Una de las opciones que están ganando popularidad en el mercado es la de los cuchillos de cerámica, pues son ligeros, económicos y muy afilados.

Sin embargo, los cuchillos de cerámica no son recomendables si buscamos un cuchillo de todo uso; más bien, son cuchillos que funcionan muy bien para complementar nuestro conjunto de cuchillos, con uno que sea resistente al desgaste y que pueda rebanar y cortar con precisión, bondades que mantendrá si seguimos estos sencillos consejos para cuidar los cuchillos de cerámica.

Lo primero que debemos saber, es que no están fabricados con la misma cerámica con la que está hecha una taza o una vajilla. La cerámica más frecuentemente usada para su elaboración es el óxido de circonio, la cual es realmente dura, incluso más que el acero inoxidable y el acero de carbono. Pero además, no permite la formación de moho, y tampoco absorbe los olores.

Puede también, que a nuestra vista parezca un cuchillo de plástico de alta calidad, pero eso no significa que no tengan mucho filo, y lo mejor, es que se mantienen afilados por mucho tiempo, siempre que se tenga el cuidado necesario. Eso si, el día que pierdan filo lo mejor será recurrir a un experto en afilado, pues afilarlo puede convertirse en una tarea difícil.

No lo dejes caer

24589696815 076ed8e693 K

No debemos nunca olvidar, que los cuchillos de cerámica son mucho más propensos a astillarse que el resto de nuestros cuchillos; por ello, cuando los usamos debemos tener toda nuestra atención en ellos, pues si golpeamos la cuchilla o la dejamos caer al suelo, podrá romperse o astillarse rápidamente.

Ten cuidado con lo que cortas, y dónde lo haces

Ya lo decíamos en un principio: los cuchillos de cerámica no son para todo uso. A pesar de que son más delgados y más filosos, debemos evitar utilizarlos para cortar algo que pueda dañarlos, como por ejemplo las semillas, los granos o bien huesos de carne.

Por otro lado, la superficie en la que cortamos también es importante. Hay que evitar cortar con ellos en superficies de granito, concreto o mármol. Esta última recomendación aplica para todos los tipos de cuchillo, pero de manera muy especial para los cuchillos de cerámica.

Evita el lavavajillas

cuchillos de cerámica

El ritmo de vida actual hace que cada vez en más hogares se opte por el uso del lavavajillas, en lugar de realizar la labor de lavar trastes a mano. Si bien, la cerámica puede colocarse en el lavavajillas sin mayor problema, los cuchillos de cerámica no lo admiten tan fácilmente. En realidad, no es una buena idea colocar ningún tipo de cuchillo en este eletrodoméstico.

El motivo, es lo que ocurre dentro en el ciclo de lavado: todo lo que esté dentro tiende a golpearse, y si además añadimos la alta presión del agua, entonces tenemos bastantes posibilidades de que nuestro cuchillo de cerámica se astille. Así pues, la mejor manera de lavarlo es usando un detergente suave y agua tibia.

Guárdalo con cuidado

Podríamos pasar muchas horas hablando sobre la mejor manera de guardar nuestros cuchillos, pero al hablar de los cuchillos de cerámica hay algunas cosas que siempre debemos tener presentes. Lo primero es que no están magnetizados, por lo que no podremos hace ruso de las bandas magnéticas para cuchillos. En segundo lugar, al ser muy afilados y fácil de astillarse, es buena idea usar una cubierta protectora, tanto para cuidar su afilada hoja, como para cuidarnos de cortes accidentales en nuestras manos.

Imágenes | tsaarni, Bill Smith, Steven Depolo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio