Publicidad

Evita subir de peso en la oficina

Evita subir de peso en la oficina
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Todos los que trabajamos en una oficina 8 horas o más, sabemos el terror que significa vencer a la báscula mientras somos "oficinistas" promedio. Existen hábitos básicos que debemos adoptar para evitar subir de peso mientras laboramos, a continuación te presentamos algunos:

Tuppers y lonchera al trabajo

lunch

Si, se que es odioso viajar como si fueras al colegio, con tu lonchera y cientos de toppers, pero la realidad es que es lo más saludable. Salir a comer fuera todos los días, así lo hagas en los mejores lugares con opciones saludables, siempre tendrán un ingrediente que no debes comer o algún acompañamiento que aumente tu ingesta calórica. Lo más recomendable es llevar siempre tu propia comida cocinada por ti mismo y solo así te podrás asegurar al 100% que fue cocinada bajo los ingredientes que tu dieta te permite. Una excelente opción es llevar diferentes tipos de ensaladas con proteína, ya sea pollo, atún, salmón, camarones, etc. No requiere de grandes habilidades culinarias en su preparación y tampoco necesitaras tener un horno de microondas cerca. En otro recipiente pequeño lleva tu propia vinagreta (también hecha en casa) y asi no se "remojará" en la ensalada si la llevas vertida desde temprano.

¡Muévete!

Si ya comiste en tu oficina, seguramente te sobrará mucho tiempo en tu hora de comida y sabemos que la Ciudad de México no es propiamente el lugar ideal para ir y volver de casa, ya que las distancias pueden desquiciar a cualquiera, pero aprovecha ese tiempo "de sobra" y en vez de pasarlo en Facebook, mejor salte a caminar. Conozco gente que inclusive aprovecha este horario para ir a hacer algo de cardio al gimnasio (que les queda cerca de su oficina) o bien, si vives en el DF puedes rentar una "EcoBici" que es bastante económica ($400.00 MX al año) y dar una vuelta por la oficina, ya existen en las zonas de Polanco, Anzures, Condesa, Roma y gran parte del poniente de la ciudad. ¡Anímate a hacer algo diferente!

Lávate los dientes después de comer

Y no, no es únicamente por el hábito de higiene (que por supuesto debe ser el principal motivador de hacerlo) sino porque también, el tener un aliento fresco y con sabor a menta, te alejará de los típicos snacks oficinistas post-lunch y te ayudará a minimizar cualquier antojo por dulces o salados que te haya quedado.

Ten a la mano snacks saludables

Nunca falta el "alma caritativa" de la oficina que te ofrece cupcakes (¡que el o ella mismo horneo!) donas, panquecitos, panecitos y galletas, agradece amablemente pero ¡alejate! evita todo ese tipo de antojos, que muchas veces por compromiso social terminamos aceptando y nos aleja de nuestro plan saludable. En cambio, ten siempre a la mano snacks saludables, como apios o pepinos con chile piquín, barritas de queso mozzarella, nueces, almendras, fruta seca, etc. Cualquier opción será mejor que los cupcakes que vende la secretaría del piso de arriba.

Vive pegado a la botella de agua

Tal cual de forma literal, no te le despegues. Evita los refrescos de la máquina dispensadora (aun los "light") y ten a la mano siempre una botella de agua rellenable. Si al principio te cuesta trabajo, puedes ponerle un sobrecito de té verde, té de limón o té de jamaica (sin azúcar ni edulcorantes añadida) y piérdele el miedo poco a poco al agua natural, una vez que le encuentras el gusto no lo podrás dejar nunca más y te habrás hecho de uno de los hábitos mas saludables en tu vida.

Imágenes | International Information Program (IIP) | I Love Egg En Vitónica | Comer en la oficina

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios