Publicidad

Pan blanco de caja. Receta sencilla para preparar en casa

Pan blanco de caja. Receta sencilla para preparar en casa
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Es difícil conocer a alguien que no ame los sándwiches hechos con pan blanco de caja, o que no alucine con un desayuno de una rebanada pasada por el tostador y embadurnada con mantequilla o mermeladas de frutas.

Sin duda, el pan blanco de caja es una delicia que le hace mejor el día a cualquiera. Desde que somos niños lo hemos consumido empaquetado y directo de la tienda, ¿cierto? Pero, ¿qué tal si renunciamos a los conservadores y las harinas súper refinadas, y en su lugar lo aprendemos a hacer en casa?

Eso se verá reflejado en tu bolsillo, así como en un menor uso de empaques de plástico y, claro, un sabor hogareño que nada podrá cambiar.

¡Empecemos!

Ingredientes

Para 5 personas
  • Agua tibia 100 ml
  • Levadura fresca 10 g
  • Leche 400 ml
  • Mantequilla 200 g
  • Sal
  • Harina 1 kg

Cómo hacer pan blanco de caja

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 10 m
  • Elaboración 40 m
  • Cocción 30 m
  • En una taza con agua tibia, disuelve perfectamente la levadura. Deja reposar hasta que fermente y saque burbujas a la superficie. Esto tarda entre 5 y 10 minutos.

  • Corta en cubos la mantequilla y métela a derretir en el horno de microondas.

  • Una vez que esté líquida, añade la leche, el azúcar y la sal.

  • Revuelve hasta lograr una consistencia homogénea.

  • En un bowl grande haz una especie de volcán con la harina. Vierte la mezcla que hiciste con la leche y poco a poco ve incorporando la harina al centro del recipiente. Recuerda que siempre es así: de las orillas al centro.

  • Amasa por 10 minutos, hasta que el resultado sea terso y no se te pegue en las manos.

  • Cubre el tazón con una toalla de cocina y deja reposar entre 20 y 25 minutos. La masa debe doblar su tamaño.

  • Pasado ese tiempo, amasa los panes de acuerdo al tamaño que requieras, o al tamaño de los moldes.

  • Engrasa los moldes y coloca la masa adentro. Amóldalos a la forma del recipiente.

  • Cubre nuevamente con una toalla y deja que esponjen durante 20 minutos más.

  • Precalienta mientras tanto tu horno a 180 grados.

  • Mete a horno tus moldes por 30 minutos, a 190 grados.

  • Es momento de retirarlos del calor una vez que la superficie se vea dorada.

¡Listo! Tus panes de caja están en su punto y, aprovechando que están calientitos, los puedes servir de inmediato.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios