Compartir
Publicidad
Publicidad

Lo que debes saber sobre las verduras congeladas

Lo que debes saber sobre las verduras congeladas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En México tenemos la fortuna de poder adquirir frutas y verduras frescas, sin embargo, dependiendo de la región puede resultar más difícil o más costosos conseguir estos alimentos. También, el ritmo de vida actual nos ha llevado a buscar formas más rápidas de cocinar. Todo esto, nos ha llevado a recurrir a los verduras congeladas, que prácticamente están listas para su consumo una vez descongelados.

Si bien, lo mejor es siempre intentar consumir las verduras lo más frescas posibles para obtener lo mejor de ellas, no podemos negar lo práctico que resulta comprarlas congeladas, sobre todo si son verduras o frutas que no encontramos durante todas las estaciones del año. Sin embargo, cuando las descongelamos y cocinamos no todo nos sale siempre bien y terminamos con verduras que poco se antojan. Por ello, hablemos de cómo cocinar las verduras congeladas.

El mito de su valor nutricional

Vegetales Frescos

Cuando pensamos en verduras congeladas, regularmente se nos viene a la mente un producto envuelto en plástico, lo cual hace que lo asociemos con ingredientes menos saludables. Lo cierto es que, en términos de nutrición, las verduras congeladas se equiparan a las verduras frescas, ya que se cosechan y se congelan en sus etapas de mayor madurez cuando más altas están sus cantidades de nutrientes.

Por otro lado, debemos recordar que las verduras congeladas se conservan sin aditivos, a diferencia de aquellas que encontramos en latas, las cuales además suelen contener otros ingredientes como azúcar y sal. Al fin y al cabo, siempre debemos intentar conseguirlas en su estado más natural y con la menor cantidad de ingredientes extras.

¿Cuáles comprar y cuáles no?

Comprar Verduras Congeladas

Si se han dado la vuelta recientemente por el pasillo de alimentos congelados, habrán notado que allí podemos encontrar chícharos, brócoli, elote, chiles poblanos, espinacas, ejotes, zanahorias, champiñones, habas, una variedad de mezclas e incluso vegetales sazonados. Muchas de estas opciones también las encontramos pre-cortados, de modo que el tiempo de preparación se reduce aún más.

Pero ¿cuáles comprar y cuáles no? La recomendación, es comprar aquellos que no están disponibles frescos la mayor parte del año. Por ejemplo, las zanahorias y el brócoli las encontramos todo el año a un precio asequible, por lo que no es buena opción comprarlos congelados. Por el contrario, la temporada de chile poblano es de agosto a octubre, y los chícharos se consiguen fácilmente de marzo a mayo, por lo que sí podemos considerar comprarlos congelados.

¿Cómo cocinarlas?

Cocinar Verduras Congeladas

Desde luego, esto depende de cada verdura y de la receta que vayamos a emplear. Sin embargo, hay una regla que siempre hay que tomar en cuenta al momento de descongelarlas: no dejar que hiervan, de lo contrario, añadiremos mayor humedad a las verduras lo que da como resultado verduras más blandas, además de la pérdida de nutrientes.

Así que lo mejor es sumergirlas unos segundos en agua caliente o simplemente enjuagarlas y agregarlas directamente a nuestros guisos en los últimos minutos de cocción, puesto que ya están precocidas, y de esta forma conservan bien su estructura, color y sabor.

Ahora bien, los vegetales en tamaños pequeños como los granos de elote, los chícharos o los ejotes se descongelan rápidamente, con tan solo enjuagarlos con agua templada o con dos minutos de vapor, por lo que podemos usarlos sin complicaciones para ensaladas frescas o platos a base de arroz y otros granos. Mientras que el brócoli y la coliflor congelados quedan mejor en salteados o gratinados.

Por otro lado, las verduras congeladas siempre funcionan bien en platillos horneados, tartas o empanadas rellenas o recetas que llevan huevo como base, y desde luego, en sopas, purés y guisados caldosos.

Imágenes | Steven Depolo, David Mulder, Nicholas Eckhart, North Charleston
En Directo al Paladar México | Hoja Santa, dando sentido y aroma a la gastronomía mexicana
En Directo al Paladar México | ¿Por qué frotamos la punta de los pepinos?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio