Publicidad

¿Caldo de pollo cuando te sientes mal?

¿Caldo de pollo cuando te sientes mal?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hay un libro que se llama: "Caldo de pollo para el alma", lo leí hace muchos años, y suelo tomar o dar esta sopa si hace frío o nos sentimos mal, por costumbre heredada. Realmente reconforta, pero, ¿Qué hay de cierto en que el caldo de pollo es bueno cuando está una persona convaleciente o solamente resfriada?, Vamos a ver que hay con este mito.

Creo que a todos, se nos dio a beber esta sopa cuando estábamos enfermos, sobre todo, si eran afecciones pulmonares, y parece que esto ha sido así en muchas culturas. ¿Por qué? Y además se le dice: "La penicilina de la abuela". Veamos:

Contiene triptofano, que es un aminoácido esencial. Su papel es muy importante en la estructura y función de las proteínas, es muy importante en la producción de neurotransmisores como la serotonina, ayuda a que el sistema inmunológico funcione correctamente y mejora la inducción al sueño, entre otras ventajas comprobadas.

Los diferentes ingredientes naturales que encontramos en esta maravillosa sopa (pollo, cebolla, zanahorias, perejil, garbanzos o arroz y apio) ayudan de forma muy positiva, gracias a sus beneficios anti-inflamatorios. Preparada con los ingredientes adecuados, es terapéutica, y ciertamente medicinal.

caldo_de_pollo_para_el_alma_y_el_cuerpo_agtc-1.jpg

En temporada de otoño, pero sobre todo en el invierno, que es cuando nos aquejan las enfermedades respiratorias, un día en cama con un plato de sopa caliente recién hecha en casa, nos hace sentir mimados, reconfortados, y bien alimentados con una sopa de fácil ingesta pero gran contenido.

Así que si tienen enfermito en casa, o si se sienten como que les va a dar gripe, es el momento de prepararse un buen caldo de pollo para el alma y para el cuerpo. En Directo al Paladar, les dejo mi receta, que es simple, deliciosa, y al estilo tradicional de nuestras abuelas. Caldo de pollo.

caldo_tlalpeño.jpg

No se preocupen si ven mucha grasa o elementos que no les apetecen. Sobre todo, a los niños no les gusta mucho ver hierbas y cebolla flotando en su sopa. Retiren todo lo que no quieran y refrigeren el caldo para quitar excesos de grasa solidificada. Pero, recuerden: para que sea sustanciosa y nos ayude a subir nuestras defensas, cuezan el pollo con sus huesos, molleja, hígado y si es posible, patitas y pescuezo. Cuiden de limpiar muy bien la molleja por separado. Y si la comen o la desechan, ya dejó todo su sustancia en su sopa.

Fuentes:

Triptofano. Beneficios

Triptofano en la dieta

¿El caldo de pollo combate el resfriado?

Sopa de pollo casera

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir