Publicidad

Así debes guardar tus tortillas en casa para que no se pongan duras tan pronto

Así debes guardar tus tortillas en casa para que no se pongan duras tan pronto
Sin comentarios

La magia de las tortillas dura hasta que sigan suavecitas y listas para hacer un taco o una quesadilla, a menos que las tengas destinadas para volverse tostadas. Por eso es importante tenerlas siempre en buen estado y evitar a toda costa que, con el paso de los días, se vuelvan duras e incomibles. Aplica tanto para tortillas de maíz, como de harina.

Dado que se trata de uno de los alimentos más importantes para la vida diaria en México, sabemos que estos tips te interesan. ¡Toma nota!

Sepáralas antes de guardarlas

Tortillas-maiz Foto de Pixabay.com

Es un gran consejo, en serio: si separas una a una las tortillas, lograrás reducir la posibilidad de que con el paso de los días aparezcan hongos entre ellas. Además, así podrás disponer de ellas de manera más sencilla, sin necesidad de romperlas.

Bolsas herméticas al rescate

Si tienes en tu despensa tortillas de harina, esto te interesa. La mejor forma de conservarlas en buen estado será siempre guardarlas en una bolsa con cierre hermético. Así podrás lograr que, incluso sin almacenarlas al vacío, tengan todo el sabor y la textura que necesitas para usarlas en un buen alambre o una parrillada. Recuerda siempre cerrar la bolsa cuando agarres una, para evitar que se resequen y se pongan duras.

Deja que se sequen a temperatura ambiente

Esto, sólo en el caso de que sean frescas. Despégalas como te dijimos antes y déjalas reposando sobre una superficie seca por al menos 20 minutos (en lo que se secan y dejan de estar tan calientes). Recuerda que si las metes a una temperatura mayor a la del interior de tu refrigerador, podrán descomponerse con facilidad (y pegarse mucho más).

El truco de la mantilla

tortilla-tacos Foto de Pixabay.com

Seguro tu mamá te transmitió este conocimiento ancestral: si envuelves las tortillas en un trapo, que de preferencia las deje respirar, conseguirás en ellas una consistencia más suave y blanda, incluso con el paso de los días. Luego de eso deberás meterlas en una bolsa de plástico, si no las usas en el momento. En caso de que las pongas dentro de la bolsa de plástico sin la mantilla, lo más seguro es que "suden", se mojen y se echen a perder.

Refrigera

Por favor, siempre refrigera. Entendemos que el sabor de una tortilla recién hecha no puede superarse por nada, pero tu refrigerador es quizá el mejor aliado de tus tortillas. No te recomendamos mucho que las congeles (aunque puedes hacerlo, claro), porque pierden muchas de sus propiedades. Lo más probable es que en este caso se les formen cristales por el hielo y, créenos, descongelarlas va a quitarles mucha alma.

Fuentes: El Español | Cocina para principiantes

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios