Compartir
Publicidad

Alimentos que no deberías recalentar en el horno de microondas

Alimentos que no deberías recalentar en el horno de microondas
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En días pasados, comentábamos algunos puntos a tener en cuenta para cocinar exitosamente en el microondas; hablamos de los niveles de potencia, del uso de plástico autoadherible, de cómo cocinar vegetales en éste, de la manera correcta de recalentar los alimentos y de cuándo es momento de reemplazar este importante electrodoméstico.

El día de hoy, volvemos al tema de recalentar, pero no de cómo hacerlo, sino más bien de aquellos alimentos que no deberíamos recalentar en el horno de microondas, no por que no se pueda, sino por que cuando lo hacemos, pierden de manera significativa su textura. Desde luego, comentaremos cómo recalentarlos para que queden como nos gustan.

Pan

Cómo recalentar pan

Al principio parecería ser una buena idea calentar el pan en el microondas, sobre todo aquellos que son suaves y que no tienen la superficie crujiente. Cuando lo hacemos, el pan se siente super suave y bien calientito, todo de manera muy rápida. Lo malo llega cuando lo dejamos enfriar por un par de minutos, momento en el que descubriremos que el pan está tieso y denso. Si lo hacemos con un pan cuya parte exterior es crujiente, el resultado es todo lo contrario a esto.

De allí que calentar pan en el horno de microondas no es una buena idea, pues lo que sucede es que el gluten se seca haciendo que nuestro pan se endurezca. Así que la mejor manera de recalentar el pan es hacerlo en un horno convencional o bien, en un horno tostador a 180ºC o 350ºF entre 5 y 10 minutos.

Pizza

Cómo recalentar pizza

Quizá la pizza es uno de esos alimentos que más recalentamos equivocadamente, en el microondas. Digo equivocadamente, por la misma razón por la que no es ideal calentar el pan en el horno de microondas. Si alguna vez lo hemos hecho, sabremos que la corteza pierde su textura crujiente y queda con una poco apetecible de masticar.

Así que, si necesitamos calentar algunas rebanadas de pizza, lo mejor es encender el horno, colocarlas en una andeja para hornear y calentarlas por 10 minutos a 200ºC, hasta que el queso vuelva a derretirse y esté burbujeante.

Si se trata de calentar solo una o dos rebanadas, podemos calentarla en una sartén lo suficientemente grande para que la rebanada de pizza quede completamente extendida; tras colocarla taparemos la sartén con una tapadera o con un trozo de papel aluminio y llevaremos a fuego medio durante seis minutos. Agradablemente notaremos que la corteza estará crujiente y el queso derretido, ¡como realmente nos gusta la pizza!

Alimentos fritos

Cómo recalentar pollo frito

Los alimentos como el pollo frito, las papas a la francesa o los falafels, y en general todos las comidas fritas es mejor comerlas cuando están recién hechas. Sin embargo, si nos quedan sobrantes y queremos recalentarlos para aprovecharlos, lo mejor será evitar hacerlo en el horno de microondas, pues de hacerlo, perderán su textura crujiente y quedaran con una superficie blanda y poco apetecible.

Para recalentar los alimentos fritos, hay que colocarlos en una bandeja, cubrirlos con papel aluminio y meterlos al horno precalentado a 200ºC durante 10 minutos, para luego quitar el papel aluminio y dejar hornear otros 10 minutos. Este procedimiento logrará que la parte interior quede caliente y que la parte exterior quede crujiente.

Carnes y pescados

Cómo recalentar carnes y pescados

Ya en alguna ocasión hemos hablado de cómo arreglar una carne sobrecocida o una carne poco hecha y justamente una de las mayores preocupaciones a la hora de recalentar la carne es que quede sobrecocida. Si la calentamos en el horno de microondas a potencia alta pasará de estar en su término perfecto a estar sobrecocida en cuestión de segundos.

Por ello, lo mejor es rebanar los sobrantes de carne de forma delgada, para luego colocarla en una sartén con un poco de aceite a fuego medio y cocinarla por un minuto o dos hasta que los trozos se hayan calentado.

Lo mismo ocurre con el pescado y los mariscos, pues es fácil sobrecocerlos. En este caso, lo mejor es ocupar esos sobrantes para preparar una nueva comida, como unas tortitas de pescado. La razón es sencilla, no importa como lo calentemos, no volveremos a tener la misma textura.

Imágenes | Pixabay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio