Publicidad

Trucos para enviar la señal de "ya estoy lleno" a nuestro cerebro.

Trucos para enviar la señal de "ya estoy lleno" a nuestro cerebro.
Sin comentarios

Uno de los grandes problemas del sobre peso y la obesidad hoy en día, es que no conectamos nuestro centro de saciedad con lo que estamos ingiriendo, ya sea por comer rápido, por hacer otras cosas mientras comemos (facebookear, whatsappear, twittear, instagramear y todo lo que termine en "ear") o simplemente por falta de integración en nuestros sentidos. Es por ello que a continuación les presento algunos trucos que podemos hacer fácilmente para enviarle a nuestro cerebro la señal de que ya estamos satisfechos.

Termina con el sabor a menta

Inmediatamente después de comer tu porción correcta, llévate a la boca un sabor a menta, puede ser a través de una pastilla de dulce, una taza de té o inclusive pasta de dientes, La menta, como un supresor natural del apetito, inundará tus sentidos y te mantendrá bajo control evitando porciones extras o postres ultra-calóricos.

Muévete

Se que las sobremesas, y mas en México, son una costumbre para platicar y convivir, pero esto hace que sigas queriendo comer más y más. Si tienes oportunidad o estás en casa, muévete de la mesa a la sala de estar y si estás en un restaurante, pide la cuenta en cuanto acabes de comer y si estás con más comensales, propón la idea de ir a caminar o por un té a otro lugar. Moverte del lugar hará que definitivamente tus sentidos consideren la idea de que ya se acabó la comida.

Dulce sin pecados

Si eres de los que no perdona el postre, puede ser que tener una pequeña muestra de algo dulce le mande la señal a tu cerebro de que ha llegado el final de la comida. Al decir algo dulce, no me refiero a esa rebanada gigante de pastel, puedes consumir algún postre saludable a base de agua, como un puño de frutos del bosque (arándano, fresa y frambuesa) congeladas, una porción de sandía, o una cucharada de semillas de granada, que además son ricas en vitamina A, vitamina C y fibra.

Haz planes post-alimentos

Si no tienes nada que hacer al acabar tus alimentos o si trabajas y te sobra tiempo de tu hora de comida, evitar seguir pensando en comida y una vez que termines tu porción, agéndate una llamada a un amigo, sal a caminar o si estas en casa, organiza tu maleta del gym, la idea es que aproveches ese tiempo libre y no estés sentado en la mesa pensando cómo continuar tu ingesta alimenticia pecaminosa.

Con estas técnicas, podrás asegurarte de comer tus porciones adecuadas y llevar una dieta balanceada sin esos snacks o postres post-alimento que usualmente rompen con el equilibro de tus alimentos bajos en calorías y carbohidratos.

Imagen | Rido En Vitónica | La saciedad es algo psicológico

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios