Publicidad

Situaciones típicas que se interponen con tus objetivos

Situaciones típicas que se interponen con tus objetivos
Sin comentarios

Si, sabemos que ya te decidiste, llevas poco mas de un mes desde que empezó el 2014 intentando ser una persona mas saludable, bajar esos kilitos de más y mejorar tu condición física, pero siempre hay algo que se interpone entre tu y el entrenamiento o tu alimentación saludable, aquí te presentamos esas situaciones típicas y la mejor manera para combatirlas y salir bien librado/a.

1. El amor y la vida en pareja.

Aquí aplicamos la de que fue primero, ¿el huevo o la gallina? todos conocemos que muy en el fondo, entrenas para verte bien para esa persona que completa tu vida, queremos lucir seguros y darle nuestro mejor "perfil" a ese ser especial; pero... ¿qué pasa si él o ella se interpone en tu camino? Sobre todo para los que inician una relación, dominan que las primeras citas son las que tienen que ver con la comida: cenas románticas, recorrer los restaurantes de la Ciudad de México que ofrecen cualquier cantidad de delicias culinarias en pareja, un pic-nic con baguettes de jamón serrano y queso manchego el domingo, sea cual sea la ocasión, parece que las calorías y los carbohidratos empiezan a definir tu relación. Por otro lado, si eres de las/los que no puedes despertarte temprano a entrenar y lo prefieres hacer por la noche, empiezan los pucheros y reclamos: "es que nunca tienes tiempo para mi", "prefieres ir al gym que ir al cine conmigo", "te la vives entrenando", etc. etc., y es cuando llega el chantaje sentimental y esa culpa que recorre todo tu cerebro así que terminas por ceder ante la debilidad del amor sedentario. ¿Cómo combatir el problema? Busca entrenar cuando él este ocupado, asi sea en horario de comida laboral, no importa, pero debes de encontrar la manera; otra opción ideal es buscar un deporte o disciplina en donde ambos se sientan cómodos y lo empieces a llevar poco a poco al camino del bien, pasaran tiempo juntos, divertidos y sobre todo entrenados. Pueden salir a correr juntos, inscribirse a un gimnasio de crossfit o incluso hacer senderismo o escalar los fines de semana.

2. Workaholic.

Si, si, sabemos que sin el ingreso que tu trabajo te da, te sería imposible pagar las mensualidades del gym, el entrenado, la proteína y el outfit deportivo, pero ¿de repente sientes que tus horarios de trabajo te asfixian en medio de la agenda y no te dejan espacio para entrenar? que no cunda el pánico, todo tiene solución (sigue leyendo). Otro problema técnico al momento de llevar una vida saludable y el trabajo es cuando llega la hora de la comida. Ya sea que tengas comedor en tu oficina o que salgas a restaurantes, desafortunadamente aun no vivimos en un país con la conciencia de la correcta alimentación y estos lugares no ofrecen un aporte para comer sanamente, casi siempre los menús ejecutivos en este tipo de comedores o restaurantes incluyen altas porciones de carbohidratos, grasas saturadas y refresco o agua saturada de azúcar. ¿Cómo combatir el problema? Bueno, vamos paso a paso, primero el tema de la escasez de tiempo para entrenar, sabemos que es un gran pretexto, porque siempre podrás poner el despertador una hora antes y salir a correr al rededor de tu colonia o ir a hacer algo de ejercicio cardio al gimnasio. Estudios han comprobado que la realización de ejercicio antes de ir a trabajar, libera la menta y nos mantiene mucho mas ágiles en nuestra jornada laboral. Ahora, con el tema alimenticio, existen diferentes opciones, la mejor y más económica es que te conviertas en un auténtico "Godinez" y lleves tu comida en tupper a tu oficina o lugar de trabajo. De ésta manera controlarás cada ingrediente y cada porción de tu comida, misma que puedes preparar la noche anterior o el fin de semana y refrigerarla para el resto de la semana.

3. Socialité.

Te encanta la fiesta, ya sea por tu trabajo, tu círculo o tu vida en pareja, pero tienes cientos de compromisos tapando tu agenda. Desde el jueves hasta el domingo, te la vives en cenas, cocteles, inauguraciones y todo tipo de fiestas. Copas de vino tinto, espumoso, whisky y refrescos por todos lados, sin mencionar esas deliciosas tapas que acompañan cada evento especial. ¿Te quieres volver loco/a? ¡calma! Todo tiene solución. ¿Cómo combatir el problema? Además de tener que aplicar si o si el autocontrol en estos lugares, te sugerimos que antes de salir de casa te des el tiempo de tomar una porción de proteína de suero de leche o bien unos trocitos de queso panela, éstos llenarán tu estómago antes de la catástrofe y cuando el mesero pase a tu lado con esos deliciosos bocadillos, no será tan grande la tentación por acabar con la charola entera. Otra opción es que te vuelvas la "embajadora de la salud", hoy en día esta de moda hablar de fitness y wellness y eso te convertirá en la estrella y centro de atención. Cuando la gente empiece a notar que pediste la opción mas saludable del menú y que cambiaste los martinis por una botella de agua gasificada con una rodaja de limón, te empezarán a preguntar si estás a dieta, ahí es donde debes de responder: "no es dieta, es mi nuevo estilo de vida" dejarás a mas de uno con la boca abierta.

4. Bebé a bordo.

El proceso para recuperar la figura después de haber tenido a un hijo, puede ser de los mas complicados y la situación que mas se podrá interponer entre tu y tus objetivos. Sabemos que ser madre de tiempo completo puede ser demasiado saturante que indudablemente dejara en 2do nivel de prioridad tu entrenamiento, sin embargo es cuando tú y tu autoestima mas lo necesitan. ¿Cómo combatir el problema? No es necesario que te vuelvas loca buscando una hora específica en tu agenda para ir al gimnasio, puedes probar los dvd's y programas de entrenamiento desde casa que te harán mover el cuerpo mientras sigues viendo a tu bebé. Clases de zumba en tu sala, puede ser el pretexto perfecto para invitar a tus amigas que también tienen bebés y pasar un rato agradable mientras todas siguen vigilando al nuevo integrante de sus familias.

Así que ya lo sabes, la próxima vez que te vayas a auto-consolar con un pretexto, mejor busca la manera de solucionarlo y comprométete con tus objetivos; cuando el resultado empiece a notarse, tu mismo/a seguirás la inercia de tus pequeños sacrificios.

Foto | eflon En Vitónica | Las excusas más frecuentes para no movernos y cómo superarlas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios