La interesante historia de las pruebas de embarazo

La interesante historia de las pruebas de embarazo
Sin comentarios

Hoy en día, la mayoría de las mujeres pueden comprar una prueba de embarazo, en cualquier farmacia, y saber si están o no embarazadas desde la comodidad de su casa. Algunas marcas te dicen hasta el número de semanas que tienes de embarazo. Pero este pequeño invento, es algo relativamente moderno.

En el antiguo Egipto, alrededor del 1350 aC, la mujer que se creía estaba embarazada, debía orinar sobre semillas de trigo y cebada durante varios días. Según un papiro: "Si la cebada crece, tendrá un niño varón. Si el trigo crece, tendrá una niña. Si ninguno crece, no está embarazada”. Aunque parece una prueba muy rara, en 1963 se hizo una prueba de esta teoría y se comprobó que el 70 por ciento de las veces, la orina de las mujeres embarazadas promovía el crecimiento de las semillas, por el contrario, la orina de las mujeres no embarazadas y de los hombres no ocasionaba nada.

Un vistazo a…
Jugo verde para desintoxicar tu cuerpo de metales pesados | Receta fácil| Directo al Paladar México
Plantas fertilizadas con orina

Durante la Edad Media, y hasta el siglo XVII, el método más popular para detectar un embarazo era observando la orina. Según los “profetas de la orina”, la orina de una mujer embarazada tenía un “color a limón claro pálido, tirando hacia lo blanquecino, con una nube en sus superficie”. Otras pruebas incluían mezclar vino con la orina y observar los resultados; el alcohol reacciona con ciertas proteínas en la orina, así que el éxito de esta prueba pudo haber sido moderado.

Fue hasta la década de 1920 cuando los científicos reconocieron la hormona específica que afecta la formación del cuerpo lúteo: la gonadotropina coriónica humana (hCG), la cual se encuentra en las mujeres embarazadas. Gracias a este descubrimiento, en 1927 se empezó a realizar la prueba A-Z, donde se inyectaba orina de la mujer, en una rata o ratón inmaduro. Si la mujer no estaba embarazada, no habría ninguna reacción. Pero si existía embarazo, la rata mostraría una reacción estral a pesar de su inmadurez. Algo que hoy en día causaría bastante polémica.

Rata de Laboratorio

En la década de 1960, la única forma de saber si estabas embarazada durante las primeras semanas, era hacer una cita con el médico, dejar una muestra de orina y esperar dos semanas para obtener los resultados ¿te imaginas? Era conocida como la Prueba de Inhibición de la Hemaglutinación, y se utilizaba hCG purificada mezclada con una muestra de orina y anticuerpos contra hCG.

En esta época la diseñadora gráfica Margaret Crane inventó “Predictor”, la primera prueba de embarazo casera. Margaret trabajaba en una compañía farmacéutica, y se dio cuenta del tediosos proceso de colocar en una línea los tubos de ensayo, llenos de orina y reactivos, y dejarlos sobre una superficie de espejo. Eventualmente los tubos de ensayo mostraban un aro rojo que se reflejaba en el espejo. Con esta idea en la mente, empezó a experimentar.

Ella estaba segura que una prueba casera sería súper útil, y que las mujeres debían de saber si estaban embarazadas sin tener que esperar un par de semanas. Trabajo durante mucho tiempo hasta llegar al prototipo final, el cual consistía en un kit con un gotero, un vial con varios reactivos, un armazón y un espejo.

Predictor

En 1971, Margaret patento su diseño, llamándolo “Predictor”, aunque después le cedió la patente a la compañía farmacéutica donde trabajaba, y nunca recibió compensación por su invento. Sin embargo la prueba “Predictor” no fue lanzada al mercado inmediatamente. En 1978 empezaron a aparecer los primeros anuncios publicitarios en Estados Unidos. Durante esta época también aparecieron pruebas como e.p.t (la "prueba de embarazo precoz" por sus siglas en inglés), ACU-TEST, y Answer.

Las pruebas de embarazo caseras han sido uno de los inventos más importantes. Gracias a ellas las mujeres pueden saber si están embarazadas en las primeras semanas, y todo en cuestión de unos pocos minutos. Pueden empezar a tomar ácido fólico, a evitar el alcohol y el cigarro, y cuidarse de riesgos ambientales, obteniendo un mejor resultado para el bebé.

Más información | NIH History

Imágenes | Daniel Lobo | SuSanA Secretariat | audrey_sel | Bonhams |

En Vitónica México | Hacer ejercicio antes del embarazo, ayuda a minimizar los dolores asociados con el embarazo
En Vitónica México | Cómo cambia el cuerpo de una mujer durante el embarazo

Temas
Comentarios cerrados
Inicio