Compartir
Publicidad

Estudio demuestra que la grasa no es nuestro enemigo

Estudio demuestra que la grasa no es nuestro enemigo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los que pertenecemos a esta generación, hemos crecido creyendo que la grasa es el enemigo; pues un estudio elaborado por The Annals of Internal Medicine y publicado en el New York Times, analizó los resultados de 32 estudios (con un total de más de 530,000 participantes) y no encontró ninguna relación entre el aumento del consumo de grasas saturadas y un mayor riesgo de enfermedades del corazón.

Desde hace años, los nutriólogos nos han venido diciendo que debemos limitar la ingesta de grasa saturada, sin embargo este estudio revela que no es la grasa saturada por la que deberíamos estar preocupados, un hallazgo sorprendente, cuando inclusive la misma Asociación Americana del Corazón en la actualidad recomienda limitar las grasas saturadas a cinco a seis por ciento del total de las calorías consumidas al día, o alrededor de 13 gramos de grasa (aproximadamente dos cucharadas de mantequilla) en caso de estar en una dieta de 2000 calorías al día.

Limitar las grasas saturadas en teoría nos ayuda a no elevar el LDL, o nivel de colesterol de lipoproteína de baja densidad, también conocido como el colesterol "malo". Ahora, la nueva investigación sugiere que la relación entre las grasas saturadas y altos LDL no es tan clara como se pensaba, de hecho, los autores encontraron que el colesterol LDL producido a partir de grasas saturadas puede no ser la especie dañina, y en cambio ciertas grasas saturadas en la leche y otros productos lácteos en realidad puede aumentar el nivel de colesterol HDL. Además, la investigación dice que un alto contenido de azúcar y una dieta alta en carbohidratos en realidad podría ser peor para la obstrucción de las arterias que las grasas saturadas como tales.

¿Qué significa este nuevo estudio? Cuando se trata de la salud del corazón, en lugar de contar la cantidad de grasas saturadas o de otro tipo en nuestra dieta, los expertos recomiendan un enfoque simple y lógico. Llevar una dieta equilibrada a base de alimentos frescos, enteros, orgánicos y limitar los carbohidratos y azúcares refinadas. Inclusive se dice que las grasas "buenas" como las que se encuentran en las nueces y los aceites son beneficiosas para nuestra salud (la investigación ha encontrado que puede ayudar inclusive ¡a quemar grasa del abdomen!) , y además se comprobó que los aceites de omega-3 tienen un efecto protector sobre el corazón.

Así que la próxima vez que optes por ese "delicioso" cereal de caja en lugar de un "grasoso" pedazo de carne acompañado con aguacate y queso, piensa que tal vez el enemigo se encuentra en el carbohidrato refinado y no en la grasa.

Imagen | cwbuecheler En Vitónica México | La verdad sobre el consumo de grasas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio