Compartir
Publicidad

¿Es cierto qué tienes que esperar una hora para nadar después de comer?

¿Es cierto qué tienes que esperar una hora para nadar después de comer?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El verano se relaciona con sol, alberca, arena y mar. Pero también aparecen ciertos mitos relacionados con esta época vacacional. Uno que seguramente escuchaste cuando eras niño es aquel que dice que “No debes meterte al agua después de comer, espérate una hora, si no te va a dar un calambre y te vas a ahogar”.

Según este mito, si se te ocurre nadar con el estómago lleno de comida, puedes sufrir calambres severos que pueden ocasionar que te ahogues. Es cierto que durante la digestión se incrementa la circulación hacia el intestino, pero la probabilidad de que te ahogues por un calambre es muy chica. En un estudio se demostró que menos del uno por ciento de todos los ahogamientos en Estados Unidos ocurrieron después de que la víctima consumió alimentos.

De acuerdo con esa explicación, la consecuencia de comer y nadar es un calambre que inevitablemente causara que te ahogues. Un calambre es una contracción involuntaria, espasmódica del músculo esquelético que sucede generalmente por fatiga, deshidratación o un desequilibrio electrolítico.

niña.jpg

Si vas a nadar por recreación, comer antes de entrar a la alberca no debe de causarte ningún problema. Si vas a nadar para hacer ejercicio, lo recomendable es esperar de una a dos horas para que la comida pase a través del estómago, la misma recomendación que con cualquier tipo de ejercicio vigoroso. Si se realiza un ejercicio intenso después de comer es probable que se sientan molestias como ardor de estómago o vómitos. La posición horizontal del cuerpo al nadar, incrementa la posibilidad de reflujo gástrico.

Mientras que nadar con el estómago lleno puede ser incómodo y si es un ejercicio excesivo, puede provocar vómito, es poco probable que te ponga ante un mayor riesgo de ahogarte. Aunque lo ideal no es brincar directamente al agua después de comer, si lo vas a hacer, es mejor que consumas alimentos con carbohidratos de bajo índice glicémico y moderados en grasas y proteínas. (El índice glicémico es una medida que indica que tan rápido los carbohidratos de digieren y se descomponen en glucosa). Pueden ser un platillo de pasta, arroz integral, lentejas o raíces como camote y yuca.

nadar.jpg

Lo ideal antes de nadar, es consumir una pequeña colación que te llene de energía pero que al mismo tiempo pueda ser absorbida de forma rápida por el intestino. En este caso busca carbohidratos con un índice glicémico alto. Puede ser un plátano o una barra de cereal (baja en fibra).

Antes de comer no consumas alimentos a los que no estés acostumbrado y escoge aquellos que sabes no te causan molestias estomacales. Evita alimentos con mucha fibra, muy grasosos, picantes o con cafeína.

Algo importante a considerar es la hidratación mientras estás en la alberca, aunque sea una actividad recreativa. Generalmente cuando estamos en la alberca durante el verano, las temperaturas son elevadas, al igual que al humedad. Una de las formas de evaluar el nivel de hidratación es a través de las pérdidas de sudor, cosa casi imposible de determinar cuando estamos empapados por el agua de la alberca. Así que es muy importante escuchar a nuestro cuerpo, si tenemos sed debemos de tomar agua. El cuerpo está diseñado para regular las pérdidas de sudor activando el mecanismo de la sed.

alcohol.jpg

Por ejemplo, los nadadores profesionales saben que una pérdida mayor al 2 por ciento de su peso corporal (1 kilogramos para un atleta de 50 kilogramos) puede afectar su rendimiento y su concentración. Ellos estiman su tasa de sudoración de la siguiente forma: se pesan antes y después de nadar (después de secarse), restando cualquier liquido consumido. Cada kilogramo perdido equivale a un litro de sudor, y cada litro perdido debe de ser reemplazado con un litro y medio de fluido.

Beber alcohol antes de nadar es otra historia totalmente diferente. Tomar uno o dos bebidas aumenta tus posibilidades de ahogarte considerablemente. Entre las estadísticas de ahogamientos en adolescentes y adultos, el 70 por ciento de las muertes está asociado con el consumo de alcohol. El alcohol afecta el equilibrio, la coordinación y el juicio, y sus efectos se acentúan en el calor y en la exposición al sol.

Así que ya sabes, nadar después de una comida no aumenta el riesgo de ahogarte, sin embargo consumir alcohol sí. Lo recomendable es mantener tus comidas ligeras antes de nadar y es muy importante que consumas líquidos para hidratarte ¡aunque estés rodeado de agua!

Imágenes | M Hooper | Jonf728 | simplyswimuk | gee |

En Vitónica México | 7 beneficios de practicar natación en nuestro entrenamiento.
En Vitónica México | Rutina de Intervalos en el agua

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio