Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Eres compulsivo con el ejercicio? Descúbrelo

¿Eres compulsivo con el ejercicio? Descúbrelo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El día de ayer les compartimos un estudio donde se demostró que correr demasiado puede ser riesgoso para la salud. Pero no sólo correr, hacer cualquier tipo de actividad en exceso, puede ser malo para la salud. Más no siempre es mejor, en el caso de la actividad física, se pueden llegar a disminuir los beneficios que, en un principio, tiene realizar deporte.

Para muchos, es difícil distinguir la línea que separa el ejercicio normal, del ejercicio compulsivo. Muchas veces el ejercicio compulsivo se asocia con desórdenes alimenticios. Una persona que come poco, se sobre ejercita o hace las dos cosas, necesita ser atendido como una condición psicológica. Si quieres saber que tan compulsivo eres al momento de hacer actividad física, aquí podrás encontrar algunos signos de alarma.

Estás entrenando por las razones equivocadas si:

  1. Tienes una preocupación constante por hacer tu rutina de ejercicios, o durante el día tienes pensamientos sobre el ejercicio, que interfieren con tu capacidad de concentración.
  2. Buscas tiempo para hacer ejercicio a cualquier costo, sin importar si te vuelas una clase o te tomas tiempo libre del trabajo.
  3. El ejercicio es tu vida social, dejas pasar actividades sociales para no perder las horas que tienes asignadas para hacer deporte.
  4. Te sientes súper ansioso, culpable o enojado si por alguna razón no puedes ejercitarte. Eres incapaz de tolerar cambios o interrupciones en tu rutina de ejercicio.
  5. Prefieres hacer ejercicio solo para evitar que te distraigan.
  6. Haces ejercicio principalmente para controlar tu peso, figura o composición corporal.
Compulsivo
  1. Tus decisiones al momento de comer, están basadas en la cantidad de ejercicio que necesitas hacer para quemar esas calorías. Haces ejercicio como castigo por comer comida “mala” o si sabes que no vas a poder hacer ejercicio, te restringes muchísimo a la hora de comer.
  2. Mientes sobre la cantidad de ejercicio que realizas
  3. No te permites tomar días o tiempo de descanso para dejar de hacer ejercicio; no importa si estás lesionados o enfermo.
  4. Realizas actividades físicas excesivas, que generalmente van más allá de un programa de acondicionamiento físico o entrenamiento. Muchas veces vas más allá de lo que el entrenador aconseja.
  5. Tu estado de ánimo durante el día depende de que tanto ejercicio realizaste, o que tan intenso fue tu entrenamiento.
  6. El ejercicio no se te hace divertido o placentero. Nunca estás satisfecho con tus logros físicos.
  7. Si eres mujer, presentas amenorrea (pérdida de tres menstruaciones continuas o no has menstruado a los dieciséis años) y/o fracturas por estrés.

Si presentas varios de estos síntomas, lo recomendable es que busques ayuda psicológica para que te ayuden a controlar el estrés, a gestionar mejor tus hábitos de ejercicio y a consumir una dieta balanceada.

Via | Berkley

Imágenes | Harald Groven | Tony Alter |

En Vitónica México | Ni muy muy, ni tan tan: Ortorexia
En Vitónica México | Correr demasiado puede ser malo para la salud

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio