Compartir
Publicidad

El pasado oscuro, que seguro no conocías, de las caminadoras

0 Comentarios
Publicidad

Conozco a varias personas que no soportan la idea de correr en una caminadora. La frase que generalmente escucho es “Yo no sé cómo aguantan estar ahí corriendo como hámster”. Así que cuando me encontré este interesante video de TED Ed, con el pasado oscuro de las caminadoras, sabía que tenía que compartirlo.

Como bien dice el video, para muchas personas subirse a una caminadora es toda una tortura. Y efectivamente ese fue el propósito inicial de esta máquina. Durante el siglo 19, las caminadoras se utilizaban para castigar a los prisioneros ingleses. Durante muchos años las condiciones de las prisiones inglesas eran desfavorables, y después de varios movimientos sociales, se logró mejorar la infraestructura. En este momento las caminadoras hacen su aparición.

La versión original se inventó en 1818, y era una mezcla entre una escaladora y una caminadora. Los presos tenían que sostenerse y “escalar” los 24 peldaños que conformaban un engrane gigante. Al escalar, el engrane empezaba a girar y esto ayudaba a bombear agua, moler granoso accionar molinos de viento. En inglés, el nombre de la caminadora es treadmill: la pisada del molino. Además de mantener a los prisioneros en buen estado físico, ellos a su vez ayudaban a mantener los molinos en movimiento, mejorando la economía inglesa.

Se estima que los prisioneros eran forzados a permanecer seis horas diarias en las caminadoras. Lo equivalente a subir la mitad del Everest. Fue tal el éxito de las caminadoras, que a diez años de su creación, más de 50 prisiones inglesas ya contaban con estas máquinas, exportándolas a Estados Unidos. En 1898 fueron prohibidas en las prisionoes inglesas por ser extremadamente crueles.

En 1911, en Estados Unidos, se patenta la primera caminadora para uso comercial, pero fue hasta los años 70’s cuando las caminadoras ganaron popularidad en los gimnasios, al ser vistas como una forma fácil y conveniente de mejor la condición aeróbica, y de paso perder algo de peso. Así que todos los que piensan que las caminadoras son una tortura, al menos están en lo cierto en cuanto a su origen.

En Vitónica México | Diez beneficios de las caminadoras
En Vitónica México | Las caminadoras pueden ser divertidas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio