Compartir
Publicidad

Documental "Usain Bolt: El hombre más rápido del mundo"

Documental "Usain Bolt: El hombre más rápido del mundo"
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días vi un documental sobre el corredor Usain Bolt. Siendo actualmente el hombre más rápido del mundo, creo que a muchos corredores les puede interesar conocer un poco más sobre la vida de este atleta profesional. A diferencia de otros documentales, Usain Bolt: el hombre más rápido del mundo, es una película muy corta (una hora), probablemente haciendo referencia a la corta duración de todas las carreras en las que participa el protagonista.

Usain Bolt es un corredor jamaiquino de 27 años, y es considerado uno de los atletas con mayor talento natural en el mundo. Ha roto tres records mundiales y en las últimas dos olimpiadas, Beijing y Londres, ganó medalla de oro en las tres competencias en las que participo: 100 metros, 200 metros y relevos. Obteniendo 6 medallas de oro.

Una inquieta infancia

Usain Bolt nació en Trelawny, Jamaica, un poblado que se encuentra a tres horas de la capital. Sus padres aseguran que de pequeño era un niño hiperactivo y muy travieso, por lo que trataron de encaminarlo al deporte. En ese tiempo, Usain nunca se imaginó que su vida iba a transcurrir en las pistas de atletismo; a él lo que realmente le llamaba la atención era el cricket. Sin embargo su papá lo convenció de que en el atletismo tendría más futuro.

Se nota que su familia siempre ha sido un pilar muy importante para Bolt. A pesar de que le ofrecieron varias becas de universidades americanas y europeas, el decidió quedarse en Jamaica porque nunca había estado más de un fin de semana lejos de su familia. Actualmente vive en Kingston en una casa que comparte con varios roomies.

En el documental se nota que sigue siendo un adulto travieso y que le gusta pasársela bien. Cuando le preguntan si lleva libros cuando viaja, contesta “no me hagas quedar mal, la verdad es que casi no leo libros… soy más del PlayStation”. En otra toma aparece jugando fútbol con sus amigos y le dice al camarógrafo: “Está prohibido que le enseñes esto a mi entrenador, me mata si se entera que estoy jugando fútbol”.

Su equipo de apoyo

Después de que empieza a competir a nivel nacional, el público jamaiquino se da cuenta de su increíble talento. A los quince años, y sin mucha preparación, es invitado a participar en las olimpiadas nacionales. Un día casi se arrepiente y, llorando, les confiesa a su mamá y a su abuela que no quiere competir porque piensa que no es lo demasiado rápido. Desde ese momento siempre han estado junto a él, en sus victorias y en sus derrotas.

La mayoría de las escenas son tomas de sus entrenamientos; en la pista de atletismo, en la alberca o haciendo pesas. Su entrenador no parece para nada el típico entrenador de película americana, es de muy pocas palabras, casi no se le entiende lo que dice y parece que nunca dice frases motivadoras. Sin embargo se nota que sus enseñanzas dan resultados positivos. De hecho, al entrenador no le gusta estar presente en el estadio donde se llevan a cabo las competencias, prefiere ver las carreras desde la pista de entrenamiento a través de las pantallas gigantes.

Usain en la pista

Usain compitiendo

Usain Bolt no tiene la anatomía del típico corredor de velocidad, para los estándares de la competencia, es bastante alto (1.95 metros). Sin embargo, una de sus ventajas es que logra subir mucho las rodillas y dar una zancada más grande.

Algo que a mí me llamo mucho la atención es cuando explica, paso a paso, lo que sucede en una carrera de 100 metros. Los primeros 10 metros del “despegue” son los más difíciles para él. Después de levantarse por completo, voltea ligeramente a la derecha y a la izquierda para ver su posición y compararla con el resto de los corredores. Los siguientes 50 metros, se concentra completamente en la meta. Alrededor de los 70-80 metros, vuelve a revisar sus costados y es cuando sabe que ya gano. Al cruzar la meta es hora de hacer cosas locas, como él dice.

Sin duda es uno de los atletas profesionales con más carisma. Fue uno de los primeros en hacer caras y “actuar” al momento en el que presentan a cada competidor antes de una carrera. Siempre que llega a la meta, grita, baila y saluda a todo el estadio. En sus entrevistas y sesiones fotográficas tiene fama de ser muy desinhibido.

Usain ganando

El documental también muestra momentos en los que no todo es alegría para Usain. Por ejemplo, en las olimpiadas de atletismo de Corea, en la carrera de 100 metros, es descalificado por adelantarse a la salida. Todo el estadio se da cuenta de su frustración y de su enojo. Después del incidente, nadie lo puede encontrar; en tomas siguientes, aparece sentado en la sala de las residencias diciendo “No me puedo arrepentir, eso ya quedo atrás. Ahora tengo que enfocarme en lo que viene. Al momento de la descalificación, mi peor enemigo fui yo mismo”. Al día siguiente, compite en la carrera de 200 metros: ganó medalla de Oro y rompió récord mundial.

Es un documental muy ligero y que narra una pequeña parte de un corredor de velocidad que seguramente todavía tiene mucho de qué hablar. El documental cierra con la canción de Sean Paul “Hold On”, que por cierto creo que es una excelente opción para incluir en una playlist para correr.

Imágenes | Nick J Webb | Grzegorz Jereczek |

En Vitónica México | Correr: un acto casi espiritual En Vitónica México | 15 razones para correr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio