Publicidad

Cuatro ideas para atar tus agujetas y solucionar problemas

Cuatro ideas para atar tus agujetas y solucionar problemas
Sin comentarios

Cuando buscamos los tenis ideales para correr nos fijamos si tienen la estructura adecuada para nuestro arco, si son ligeros o si aguantarán los kilómetros que planeamos correr con ellos. Rara vez nos fijamos en las agujetas, de hecho estoy segura que la gran mayoría las deja tal cual como venían.

Pero ¿sabes qué puedes atar las agujetas para personalizar tus tenis de acuerdo a las características de tu pisada? Cada pie es diferente y tiene características únicas que pueden convertir al mejor par de tenis en una pesadilla. Aquí encontraras cuatro ideas para atar tus agujetas y solucionar varios problemas.

El pie se desajusta en la zona del talón

En este caso debes de crear un ajuste más fuerte alrededor del tobillo sin apretar el resto del tenis. De hecho esta forma de atar las agujetas se conoce como “atadura de corredor”. La técnica es atar de forma normal hasta llegar al penúltimo ojal de cada lado. Pasas la agujeta a través del ojal, hacia arriba, y la insertas en el último ojal, creando un bucle con espacio suficiente. Insertas la agujeta en el bucle del lado contrario y viceversa. Para terminar, atas como siempre acostumbras.

El dedo gordo del pie te molesta

Lo que se busca con esta atadura es levantar el material que se encuentra encima del dedo gordo y llevarlo hacia el lado opuesto para que no molesta a la uña de ese dedo. Primero pasas la agujeta a través del ojal del lado del dedo gordo. Después jalas el extremo de esa agujeta hacia el ojal superior del lado opuesto. Debes de dejar suficiente agujeta para después poder atarla. Lo siguiente es tomar la otra porción de la agujeta y atarla de forma diagonal pasando por todos los ojales de los dos lados. Al amarrar las agujetas notaras inmediatamente como se separa la tela del dedo gordo.

Los tenis rozan un punto específico de la parte superior del pie

La solución es eliminar la presión sobre el lugar de roce, esto se logra atando alrededor de esa área. La técnica utilizada en el siguiente video me pareció muy buena. Primero marcas con un labial la zona afectada en tu pie descalzo, después te pones el tenis y te aseguras de que quede una marca de labial en la parte interior del zapato. Esta marca te indica el área que te debes de saltar al atar las agujetas. Empiezas atando las agujetas de forma normal hasta llegar a un ojal antes de la marca del labial. La agujeta debe de pasar por encima de los ojales del mismo lado, sin cruzar la lengüeta. Después continúas atando de la forma normal.

Los tenis aprietan mucho la parte superior del pie (pie ancho)

Lo que tienes que hacer para solucionar este problema es atar las agujetas formando líneas paralelas, en lugar de cruces, para sujetar el pie sin ejercer presión sobre la parte superior. Debes de empezar del lado del dedo gordo, pasando la agujeta por los dos primero ojales de ese lado. Toma el extremo de la agujeta del primer ojal y crúzalo al otro lado, insértala en el ojal que se encuentra justo enfrente de este. Ve hacia arriba saltándote un ojal y vuelve a cruzar al ojal del otro lado de forma paralela. Repite este patrón, saltar un ojal y cruzar la agujeta hasta llegar a la parte superior.

Imagen | Nick Harris1

En Vitónica México | Tenis UnderArmour SpeedForm Apollo, inspiración espacial
En Vitónica México | Los mejores tenis para correr este verano

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios