Publicidad

Al parecer los jabones antibacterianos no son una buena idea

Al parecer los jabones antibacterianos no son una buena idea
Sin comentarios

Desde hace algunos años, varias agencias de salud han mostrado su preocupación por los ingredientes utilizados en productos de uso diario que son catalogados como antibacterianos. La semana pasada, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA), prohibió la venta de jabones antibacterianos que contienen ciertas sustancias químicas, ya que no se ha demostrado que sean seguras.

La FDA prohibirá 19 productos químicos, y les dará a los fabricantes un año para eliminarlos de todos sus productos. Se estima que el 40 por ciento de todos los jabones en el mercado, contienen alguna de estas sustancias. Los más utilizados son el triclosán, que se utiliza principalmente en los jabones líquidos, y el triclocarbán, que se utiliza en los jabones de barra. La prohibición aplica únicamente a los productos de consumo, no a los jabones antibacterianos usados en hospitales y servicios de alimentos.

Es importante recalcar que esta nueva directriz aplica solamente para los jabones. Otros productos de uso diario pueden seguir utilizando estos productos químicos. Por ejemplo, la pasta de dientes Colgate Total, utiliza uno de estos ingredientes, ya que el fabricante demostró a la FDA que sus beneficios, como la reducción de las enfermedades de las encías y la placa, superan a los riesgos.

Triclosan

Desde el 2013, muchas empresas grandes empezaron a retirar estos productos químicos de sus jabones. Estos productos químicos fueron utilizados originalmente por los cirujanos para desinfectarse antes de operar, pero su uso en productos comerciales se ha disparado en los últimos años. Actualmente, además de en los jabones, estos productos se pueden encontrar en enjuagues bucales, detergentes para ropa, telas y chupones para bebés. El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, ha encontrado estos químicos en la orina del ¡75 por ciento de los estadounidenses!

Muchos investigadores creen que ciertos productos químicos antibacterianos, hacen más daño que bien. Se ha demostrado que el jabón normal junto con el agua, tienen el mismo efecto que un jabón antibacteriano. Por ejemplo, se ha visto que el triclosán es un disruptor endocrino, lo que significa que interfiere con ciertas funciones hormonales, afectando el funcionamiento de la tiroides, así como la regulación de la testosterona y los estrógenos. Esto puede llevar a la pubertad temprana, una mala calidad de los espermatozoides, infertilidad, obesidad y cáncer.

Jabón

Varios estudios han demostrado que el uso excesivo de productos químicos antimicrobianos, como el triclosán, pueden estar contribuyendo a que ciertas bacterias presenten resistencia a los antibióticos, un importante problema de salud pública actualmente. Además, la concentración en que están presentes en los jabones antibacteriales es muy pequeña, y en lugar de matarlas, las hace resistentes al componente.

Actualmente se está evaluando la seguridad y eficacia de los ingredientes utilizados en los desinfectantes de manos y en las toallitas húmedas, como el alcohol (etanol o alcohol etílico), alcohol isopropílico y cloruro de benzalconio. Es probable que en unos años tengamos información sobre la seguridad de este tipo de productos.

Vía | NY Times

Imágenes | Jeff | Mike Mozart | Sheila Sund |

En Vitónica México | ¿Te sabes lavar las manos correctamente? En Vitónica México | ¿Te puedes contagiar al sentarte en un baño público?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios