Publicidad

Te decimos cómo afilar tus cuchillos en casa correctamente y sin que te lastimes

Te decimos cómo afilar tus cuchillos en casa correctamente y sin que te lastimes
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Los cuchillos son una herramienta del día a día en nuestras cocinas. Sin importar su marca ni tiempo de uso, todos se desgastan. Todos. Y como también los necesitamos a toda costa, mantenerlos con filo es prioridad.

Eso puede lograrse de muchas formas. Algunas más fáciles y asequibles que otras. A continuación te damos consejos para que uses varios métodos y no te lastimes en el intento. Aplícalos todo lo que puedas.

  • Si la hoja del cuchillo que quieres afilar ya tiene mellas, mejor llévalo con alguien que le sepa más a esto. Si te descuidas, esos pequeños bordes de metal podrán desprenderse al intentar afilarlo por tu cuenta.
  • Intenta lavar tus cuchillos lo más pronto que puedas, luego de utilizarlos. Ésto, debido a que los cítricos como los de los limones y el jitomate, por ejemplo, aceleran su pérdida de filo.

  • Una chaira es de las herramientas más fáciles de conseguir (y también de las más prácticas), y que solucionarán en cuestión de segundos tu problema. Tampoco son caras. Lo único que debes hacer es tomarla firmemente y pasar cada lado de tu cuchillo sobre ella, a una inclinación de 20 grados.

  • Si tienes una piedra de afilar, de preferencia de medio grano, primero remójala antes de frotar el cuchillo en su superficie. Eso ayudará a que el filo se gane más rápido y con menos esfuerzo.

  • Recuerda que siempre debes mover el cuchillo en contra de la dirección del filo, y que debes tomarlo por detrás del mango y firmemente sobre la hoja, solo en el caso de usar piedras lisas para afilarlo.

  • Si utilizas una máquina eléctrica todo será muy sencillo. Solo debes ajustar el grosor del pulido del cuchillo y el aparato lo hará todo. Procura no limarlos al máximo: se trata de que corten, no de que te los acabes más rápido.

  • Si puedes, guarda tus cuchillos siempre dentro de una funda. Las hay de plástico y de cuero. Te recomendamos cualquiera, para fines prácticos. Así pasará mucho más tiempo antes de que tengas que darles mantenimiento otra vez.

Fuentes: El Español | Le Cuine

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir