Compartir
Publicidad

Siesta a temperaturas sub-cero

Siesta a temperaturas sub-cero
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aquí en México es común ver a los bebés llenos de cobijas, aunque estemos en pleno verano, y seguramente es difícil pensar que en otras partes del mundo se promueve que los bebés tomen la siesta al aire libre, inclusive en temperaturas debajo de los cero grados centígrados .

En los países nórdicos es bastante común la práctica de dejar que los bebés, inclusive los recién nacidos, duerman durante el día en el balcón o en el jardín. Según las madres nórdicas, es importante que los bebes reciban aire fresco para mantenerse saludables, de esa forma son menos propensos a contraer enfermedades, como resfriados. Según este práctica, es mejor que estén al aire libre, que encerrados en un cuarto de guardería con otros 30 niños más.

Carreolas

En algunas guarderías, el momento se la siesta significa sacar las carreolas al aire libre para que los bebés se aclimaten a las temperaturas frías. Eso sí, los bebés están los suficientemente bien abrigados, con la ropa adecuada, generalmente con algún porcentaje de lana, y un buen saco de dormir. Cuando el termómetro marca -15°C, entonces es momento de poner una cobija sobre la carriola. Como dicen los suecos: “no hay clima malo, sólo mala ropa”.

Esta tradición se remonta a varios años atrás. Durante mucho tiempo las condiciones de vida en los países nórdicos no eran como las conocemos actualmente, en las casas existía mala circulación de aire, una gran concentración de humedad y muchas veces había humo proveniente de la cocina o del sistema de calefacción. Así que la idea de sacar a los bebés a tomar la siesta al aire libre, resultaba mucho más benéfica que mantenerlos dentro de la casa. La práctica se ha mantenido hasta nuestros días.

Jugando

Algunos estudios han comprobado que los bebés duermen más cuando toman la siesta al aire libre que cuando se encuentran dentro de la casa. Una siesta en el interior dura entre una y dos horas, en cambio una siesta al aire libre dura aproximadamente entre una hora y media y tres horas. Algunos expertos creen que esto se debe a que al momento de abrigarlos para las temperaturas frías, se restringe el movimiento del bebé, recreando una sensación de seguridad, permitiendo que duerman mejor.

Sin embargo, no se han encontrado resultados que demuestren que los bebés que duermen al aire libre se contagien de menos resfriados comparados con los que duermen en el interior. Otra cosa importante de recalcar es que las carreolas que utilizan en esos países, son más robustas y protegen a los bebés del aire.

columpio

Hoy en día los padres nórdicos también hacen uso de la tecnología. La temperatura ideal para dejar a los bebés al aire libre, es de menos cinco grados centígrados, aunque algunos padres se atreven a dejarlos hasta los menos 30 grados centígrados. Muchos utilizan monitores para bebés que cuentan con termómetros que les avisan cuando en el exterior se ha llegado a una temperatura específica.

Obviamente en nuestro país nunca llegamos a esas temperaturas, pero estaría bien hacer una prueba.

Imágenes | TimnCJ | Прогулка | Daniel Panev | Abigail Batchelder |

En Vitónica México | Hablar lenguaje infantil con los bebés, tiene un gran impacto en su cerebro
En Vitónica México | Aprendemos a ser altruistas desde bebés

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio