Publicidad

Si el "mal del puerco" se apodera de ti, sigue estos consejos

Si el "mal del puerco" se apodera de ti, sigue estos consejos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Después de una dura mañana de trabajo, lo único que esperas es la hora de comida, para relajarte un poco e ingerir tus alimentos. Te sientas en la mesa y ese día fuiste a un restaurante y te llevaron un abundante plato con pollo empanizado, arroz, sopa de pasta, tortillas y de postre un flan, además mientras esperabas tu comida, devoraste pan. Empiezas a sentir un cansancio excesivo, tus párpados se cierran lentamente, inclusive tu visión se nubla, y no queda más remedio que dormir una siesta. Temo decirte que has sido víctima de un oscuro mal, el "mal del puerco". Si el "mal del puerco", se apodera de tí, sigue estos consejos.

No te preocupes el mal del puerco es más común de lo que crees y tiene solución. Las presas fáciles de este mal son principalmente los oficinistas, popularmente llamados Godínez, aunque todos podemos ser víctimas frecuentes. El mal del puerco lo podemos describir fácilmente como aquella sensación de sueño, de pesadez, confusión, y de no querer regresar a trabajar después de haber comido. El nombre correcto es Somnolencia Postprandial, pero coloquialmente lo llamamos "mal del puerco”.

¿Qué da origen al mal del puerco?

Nos da sueño después de comer a causa del proceso de digestión que ocurre en nuestro organismo, el cuál demanda que la sangre se dirija a los vasos sanguíneos que se encuentran en el aparato digestivo, es decir estómago, intestinos, páncreas, hígado con el fin de procesar y absorber los nutrientes de los alimentos.

Todo este proceso por decirlo de alguna forma "cansa al organismo", debido a que se está llevando un proceso que demanda energía.

"Comidas abundantes, con alto contenido en grasas, azúcares y carbohidratos, es la fórmula perfecta para que nos de el mal del puerco"

.

Una comida rica en grasas estimula la secreción de una hormona llamada colescitoquinina, cuya función es degradar las grasas. El exceso de grasa en los alimentos, que encontramos en platillos empanizados y fritos, etc. como el ejemplo que leímos en el primer párrafo, producen una digestión lenta, pesadez e inclusive dolor abdominal.

En cuanto al azúcar y/o carbohidratos refinados, que encontramos en bebidas azucaradas, postres, pastas, etc. al ingerirlos provoca que se libere insulina para poder procesarlos. Cuando nos excedemos en este tipo de alimentos, se liberan cantidades más grandes de insulina y al mismo tiempo se libera triptófano el cuál a su vez, puede convertirse en melatonina,inductor del sueño. Para evitar la somnolencia, cuida las cantidades de alimentos azucarados que ingieres.

dormir.jpg

¿Cómo evitar el "mal del puerco"?

  • Incluye proteína en tu comida: Anteriormente habíamos hablado sobre como los carbohidratos nos duermen y las proteínas nos despiertan. Los alimentos ricos en proteínas (pollo, huevo, pescado, res) no estimulan la liberación de la misma cantidad de insulina que los carbohidratos y puede ayudar a evitar la somnolencia postprandial.
  • Menos grasa, azúcar y comida: Evita alimentos fritos, empanizados, capeados, modera tu consumo de aderezos ricos en grasas. Prefiere preparaciones de fácil digestión como: asados, a la plancha, al vapor, empapelado. Además, siempre que sea posible, prefiere el agua natural y evita bebidas muy azucaradas. Si la porción servida es abundante, come una parte y guarda el resto para comerlo después.
  • No te saltes el desayuno: el desayuno es la comida más importante del día, omitirla sólo provocará que tengamos más hambre y seamos propensos a ingerir grandes cantidades de alimentos a la hora de la comida.
  • Camina: Después de comer, una ligera caminata de 15 minutos, ayudará a activarnos y reducirá la somnolencia.
  • Tómate tu tiempo: Disfruta tus alimentos, come despacio, ya que comer deprisa hará que nuestra digestión sea lenta, además ingerimos aire que provocará una molesta hinchazón abdominal.
  • Bebe una taza de té: Una taza de té de manzanilla, de lemon grass, de anís, de hinojo, de menta, de boldo o té rojo, ayudará a mejorar la digestión y evitar malestares gastrointestinales.
  • Si tienes oportunidad, ¡duérmete!: el cansancio se acumula durante el día, y si en tu hora de descanso puedes tomar una siesta, hazlo, recarga energía con una siesta que no sea el resultado de una comida copiosa. Y algo importante, duerme sentado o reclinado, nunca acostado, para que no interfieras con el proceso digestivo.

Espero que estos consejos te sean de utilidad para que alejes al "mal del puerco" de tu vida.

Imágenes| star5112| Simon Law
En Vitónica México| Lleva una vida fitness aún siendo Godínez
En Vitónica México|Guía para planificar horarios de comida

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios