Compartir
Publicidad

Replanteando los propósitos de año nuevo

Replanteando los propósitos de año nuevo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Existen estudios que aseguran que la llegada de febrero desmorona nuestros propósitos de año nuevo y con esto, nuestras ilusiones de cambiar y ser mejores personas.

Desertar no necesariamente se debe a que seamos débiles o con poca determinación, sino que simplemente nuestros objetivos difícilmente pueden ser cumplidos, empezando por que desde el inicio, estuvieron mal planteados.

Dentro del top 5 de propósitos de año nuevo se encuentra casi en primer lugar el famoso "hacer dieta" o "bajar los kilos de más" éstos propósitos habían encabezado mi lista también durante muchos años, sin embargo, irremediablemente terminaba fracasando. Empezaba muy bien, la primer semana de enero con todas las ganas, la segunda, la tercera, ya para la cuarta semana alucinaba los platillos de la dieta en cuestión y deseaba intensamente probar algo de la lista de los "prohibidos", asi que para Febrero, la dieta estaba completamente olvidada y dejada atrás.

Después de leer infinidad de libros, artículos en internet y otras fuentes, al final entendi lo que tanto te dicen muchos: el fracaso de una dieta, es la dieta misma.

El privar temporalmente nuestro cuerpo de ciertos alimentos, nos hace pensar únicamente en el día en que los podamos comer nuevamente.

Amamos lo prohibido, esta en nuestra naturaleza humana, cuando las dietas tienen una temporalidad definida, ya sea una semana o un mes, vivimos esperando que la culminación de nuestro sacrificio llegue para poder volver a caer a los mismos malos hábitos de siempre. Ahí esta el error y la clave de todo: LOS HÁBITOS. Si no cambiamos de hábitos, ninguna dieta va a servir.

¿Qué es cambiar de hábitos?

cambio de hábitos

Es quitarle fecha de caducidad a la dieta impuesta y comprender, lo que yo le llamo la “fórmula matemática del sobrepeso” que a continuación explico de forma sencilla: lo que comes, menos lo que gastas en actividad física, es igual a lo que te sobrará y se convertirá en sobrepeso. Así de simple, así de sencillo. Si nos alimentamos con comida chatarra y alimentos con altos niveles de azúcares y grasas (por ende, alto nivel calórico) y no hacemos suficiente actividad física (o sea, gastamos pocas calorías) la resta matemática nos dejará un “saldo a favor” acumulándose en nuestro abdomen, cadera y muslos.

Si gastamos, lo mismo que nos comemos, el resultado será neutral y lograremos mantener el peso. Si gastamos, mas de lo que comemos, tendremos un “saldo en contra” que al paso de los días y las semanas, se reflejará en una notable disminución de peso.

No se trata de matarnos de hambre por una o dos semanas, sino de hacer un cambio a profundidad del estilo de vida que estamos llevando, por que sencillamente, si tenemos unos kilitos de más, es que algo en nuestra “fórmula matemática del sobrepeso” no estamos haciendo bien.

Así que después de dietas fallidas y un propósito de año nuevo que jamás cumplía comprendí el error, cada año formulaba mal mi propósito, no debía decir “hacer dieta” sino “cambiar mis hábitos de vida” buscar mejorar mi salud a través de un profundo análisis que determinara qué cosas estaba haciendo mal y poco a poco desafiarme para ir cambiando cada uno de estos puntos negativos.

Para ésta época de inicio de año, les invito a re plantear sus objetivos, verificar que tan bien redactados están sus propósitos para el 2014 y cambiar el clásico “hacer dieta” por “cambiar mis hábitos de vida definitivamente”.

Suerte en ese camino y recuerden que hasta la carrera mas larga, comienza con el primer kilómetro.

Foto 1 | Yuganov Konstantin Shutterstock Foto 2 | Jiri Hera Shutterstock En Vitónica | Consigue tus propósitos de año nuevo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio