Compartir
Publicidad
Publicidad

Proteína y embarazo

Proteína y embarazo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las necesidades de proteínas aumentan durante el embarazo, al igual que sucede con otros nutrientes. La dieta materna es muy importante porque puede afectar el desarrollo del bebé, tanto de forma negativa como de forma positiva, por eso es importante conocer cuáles son los requerimientos nutricionales adecuados. El día de hoy hablaremos específicamente de la proteína.

Como en muchas áreas de la ciencia, a veces nos encontramos con información contradictoria. Se sabe que las mujeres que no comen suficiente proteína en sus embarazos tienden a tener bebés más pequeños y mayores tasas de partos prematuros. Pero también se ha observado que dietas muy altas en proteína pueden tener diferentes consecuencias en el peso del recién nacido.

El problema es que las recomendaciones para las mujeres embarazadas sobre la cantidad de proteína que deben consumir también son confusas. La Secretaría de Salud de México no tiene ningún número o porcentaje especifico. Otras instituciones recomiendan entre un 10 por ciento a un 35 por ciento de las calorías de la dieta de una mujer embarazada provengan de las proteínas. En promedio se recomienda entre un 12-15 por ciento.

Leguminosas

Una forma rápida para saber la cantidad aproximada en gramos de las proteínas necesarias es multiplicar tu peso por 1.5. Si pesas 60 kilogramos, una cantidad aproximada son 78 gramos de proteína al día. Considera que ese número puede cambiar debido a que tu peso cambiara a lo largo del embarazo.

Algunos opinan que el origen de la proteína también es importante. Las proteínas animales proporcionan proteínas de alta calidad, pero algunos estudios han sugerido que las dietas muy altas en carne no son ideales durante el embarazo. El término "muy alto" se refiere a medio kilogramo de carne roja por día. A inicios de la década de los 50’s, en un experimento para prevenir la preclamsia, a las mujeres se les recomendó una dieta alta en carne roja y baja en carbohidratos. La recomendación era comer medio kilo de carne roja al día durante el embarazo y evitar alimentos ricos en carbohidratos como pan y papas. Estudios posteriores demostraron que cuando los hijos de estas mujeres fueron adultos, presentaron niveles más altos de cortisol e hipertensión.

Lo que se recomienda actualmente es obtener proteínas de diversas fuentes incluyendo carne roja, pollo, pescado e ingredientes de origen animal. De esta forma obtienes una gama más amplia de nutrientes. La carne roja es rica en hierro y vitamina B12, que puede ayudar a prevenir la anemia durante el embarazo. Por otra parte el pescado es rico en DHA, que ayuda a apoyar el desarrollo neurológico del bebé. Las proteínas vegetales como las leguminosas son ricas en ácido fólico, lo que ayuda también al desarrollo neural.

Whey protein

¿Y la proteína en polvo? La respuesta también es complicada. Probablemente la proteína en polvo más común es la proteína de suero de leche. Y en algunos lugares la recomendación es no tomar proteína de suero de leche si estás embarazada o amamantando. Es cierto que no hay mucha investigación sobre el uso de polvo de proteína de suero de leche durante el embarazo y la lactancia, pero algunos opinan que el suero de leche es un producto natural que también se encuentra en los quesos y otros productos lácteos. Obviamente el polvo de proteína de suero es una forma mucho más concentrada.

Como en muchos otros casos, lo mejor es consultar con tu médico para que el haga una evaluación de tu caso clínico particular.

Imágenes | stu_spivack | Ann Larie Valentine | infliv |

En Vitónica México | ¿Qué alimentos se recomienda evitar durante el embarazo?
En Vitónica México | Cómo enfrentar los antojos durante el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio