Publicidad

Los edulcorantes pueden hacernos comer más

Los edulcorantes pueden hacernos comer más
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La oferta de productos con endulzantes artificiales que encontramos en los supermercados, es amplia. Mucho se ha dicho de los posibles efectos secundarios de consumir estos sustitutos de azúcar con pocas calorías, como la alteración del metabolismo, posible cáncer, alteraciones en la microbiota intestinal entre otras. Un reciente estudio menciona que los edulcorantes pueden hacernos comer más.

De acuerdo a la investigación, los endulzantes artificiales, imitan un estado de hambruna en el cerebro, provocando un aumento en el apetito. El estudio fue realizado por la University of Sydney's Charles Perkins Center en colaboración con el Garvan Institute of Medical Research, en donde se alimentó a un grupo de moscas de la fruta con una dieta a base de levadura y azúcar de mesa, mientras que a otro grupo se le alimentó con levadura y sucralosa, edulcorante artificial utilizado en gran variedad de alimentos.

Las moscas de fruta que fueron alimentadas con una dieta libre de azúcar durante aproximadamente 5 días, consumieron 30 % más calorías que aquellas en la dieta de azúcar de mesa. Cuando se les retiro la sucralosa, las moscas volvieron a su consumo calórico normal.

Acorde al estudio se midió la respuesta de extensión de proboscis, para determinar el interés de las moscas en el consumo de azúcar real. También se analizó la actividad eléctrica de los receptores del gusto de las moscas y se encontró que aquellas moscas con la dieta que incluía el edulcorante, se hicieron más sensibles al azúcar real, y cuando eran expuestas a muestras con azúcar de mesa, las detectaban fácilmente y consumían mayor cantidad y respondían a ella fisiológicamente con más intensidad.

Monitoreando la expresión y los efectos de los componente envueltos en la regulación del apetito y la energía, incluyendo varias enzimas y neurotransmisores, se identificó una red neuronal en el cerebro que resulta ser la responsable de los efectos inductores de hambre de los edulcorantes artificiales.

Los autores del estudio concluyen que cuando el cerebro detecta dulzura en una ausencia de energía calórica, lo compensa, incrementando la palatabilidad del azúcar, conduciendo a una mayo ingesta. Los científicos comentan, que esta respuesta es natural, en un estado de hambruna, en donde los alimentos nutritivos saben mucho mejor cuando estamos hambrientos.

El estudio no se limita en moscas de fruta, también se hizo un experimento similar en ratones y respondieron con una ingesta mayor en un 50 %. Los resultados se pueden extrapolar en humanos con una mayor investigación. Se concluye que, los edulcorantes que consumimos a diario no son del todo inertes y afectan el organismo de seres vivos.

Fácilmente podemos llevar un consumo limitado de estos alimentos, llevando una dieta más natural, es decir, a base de frutas, verduras, granos enteros, y por que no, un poco de azúcar real que no supere los 25 gramos al día.

El tema de los edulcorantes es y seguirá siendo muy polémico. Lo bueno es que esto da pie a seguir investigando sus efectos. Usarlos o no es tu decisión, la única condición es la moderación y preferir ante todo lo real, a lo artificial.

Vía | Scientific America

Imagen | Open Grid Scheduler / Grid
En Vitónica México | Los edulcorantes artificiales están ligados con la obesidad y la diabetes
En Vitónica México | Endulzantes Naturales: ¿son realmente buenos para la salud?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios