Compartir
Publicidad

Detectan error en las recomendaciones del consumo de grasas

Detectan error en las recomendaciones del consumo de grasas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una nueva revisión en Open Heart, asegura que no existen pruebas suficientes para sustentar las recomendaciones nutricionales que dicen que una dieta baja en grasas, es lo más saludable. Estas recomendaciones están vigentes desde la década de los setenta. Cuando se hicieron las recomendaciones nutricionales, no se proporcionaron ideas contundentes que demostraran que comer menos grasa, se traduciría en menos casos de enfermedades cardíacas.

En la década de los 70’s, la primera causa de muerte en Estados Unidos eran las enfermedades cardiacas. Cuando salieron están nuevas directrices, los funcionarios de salud pública y el gobierno, las adoptaron inmediatamente y empezaron a mandar mensajes al público para que redujera su consumo de grasa a un 30 por ciento del total de calorías diarias, y redujera la grasa saturada proveniente de carnes rojas y productos lácteos, para que no sobrepasaran el 10 por ciento de las calorías totales. Hoy en día, después de más de 30 años de estas recomendaciones, las enfermedades cardíacas siguen siendo unas de las principales causas de muerte.

Fatfree

Según los investigadores del nuevo estudio, el problema fue que la recomendación fue arbitraria. El 30 por ciento nunca se investigó y por lo tanto nunca se comprobó. Con el tiempo se han realizado varios estudios que han comprobado que el consumo de grasa, no está completamente relacionado con nuestra salud cardíaca. Por ejemplo, se ha descubierto que apenas un tercio del colesterol proveniente de la comida, termina como colesterol en nuestra sangre.

Desde hace algunos años, la Asociación Americana del Corazón, junto con otros grupos, se ha dado cuenta de que estas recomendaciones no son las adecuadas. Por eso ellos recomiendan, en lugar de eliminar las grasas, poner más atención en los tipos de grasas que consumimos. La mayoría de las veces, cuando eliminamos las grasas de nuestras dietas, las sustituimos por carbohidratos, que nuestro cuerpo los desintegran en azúcares y en triglicéridos, un tipo de grasa que puede ser más perjudicial para el corazón que el colesterol proveniente de productos animales.

Aguacate

Esto no significa que debas de empezar a consumir grasas como loco. Aunque después de este descubrimiento, no existe un límite máximo de consumo de grasas, lo que sí se sabe es que debemos de reducir nuestro consumo de grasas saturadas, pero no nuestro consumo de grasas totales.

Por el momento, la recomendación de los científicos es muy simple, y algo que hemos hecho hincapié en Vitónica México: tenemos que comer comida de verdad. Entre menos procesada sea nuestra dieta, tendremos nutrientes y grasas saludables en nuestro cuerpo. El objetivo es encontrar el equilibrio de cada uno de nuestros cuerpos.

¿Nuestro cuerpo necesita grasas?

Nuestro cuerpo necesita grasas para darle energía y para que las células pueden crecer. También ayudan a proteger a los órganos y ayudan a mantener al cuerpo caliente. Las grasas son importantes para que el cuerpo pueda absorber algunos nutrientes y producir hormonas. Las grasas son más densas en energía; cada gramo de grasa, contiene nueve calorías, sin importar el tipo de grasa. En cambio las proteínas y los carbohidratos brindan cuatro calorías por cada gramo.

Comidasaludable

Consumir altos niveles de calorías, independientemente de la fuente, puede ocasionar un aumento de peso. El consumo de altos niveles de grasas saturadas o trans, puede desencadenar enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Por eso, se recomienda reemplazar las grasas saturadas y grasas trans, con grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas.

Los alimentos con grasa son parte de una dieta saludable. Eso sí, debemos de elegir alimentos que proporcionen grasas “buenas” (grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas) y equilibrar la cantidad de calorías que consumimos a través de los alimentos, con la cantidad de calorías que quemamos. Si nuestra dieta se basa en la ingesta de verduras, frutas y granos enteros; incluyendo productos lácteos bajos en grasa, aves, pescado, legumbres, aceites vegetales no tropicales y nueces; y limitamos la ingesta de sodio, dulces, bebidas azucaradas y carnes rojas, nuestra dieta automáticamente será baja en grasas saturadas y grasas trans.

Vía | Time

Imagénes | Taryn | Vox Efx | Kristina | Cheryl |

En Vitónica México | Estudio demuestra que la grasa no es nuestro enemigo
En Vitónica México | Conoce tu porcentaje de grasa corporal recomendado

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio