Compartir
Publicidad

¿Qué tan saludables son las aguas minerales de sabores?

¿Qué tan saludables son las aguas minerales de sabores?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos hemos escuchado alguna vez que necesitamos beber mínimo 8 tazas de agua al día. Sin embargo, algunas personas consideran que el agua pura es insípida y poco atractiva, así que han cambiado a aguas minerales, sin sabor o con sabores añadidos. Se estima que en los últimos cinco años la venta de aguas minerales se ha duplicado, especialmente porque las personas buscan una bebida burbujeante más saludable que un refresco. Pero, ¿realmente son más saludables?

Incluso cuando un agua mineral no tiene sabor, contiene ácido carbónico, que es el encargado de las burbujas. Esa acidez puede desgastar gradualmente el esmalte dental, afectando la integridad estructural de los dientes, haciéndolos hipersensibles a la temperatura y potencialmente más propensos a las caries. Sin embargo este ácido es bastante débil; cuando el agua mineral no tiene sabor, por lo general tiene un valor de pH más bajo que un refresco. El agua normal tiene un pH neutral de 7, una botella de agua mineral ronda los 5.5. Cualquier cosa con un pH menor a 4 se considera peligroso para la salud dental.

Cuando se utilizan saborizantes, especialmente sabores cítricos, el pH puede bajar más, ocasionando que las bebidas sean más duras con el esmalte de los dientes. En un estudio se encontró que las aguas minerales de sabores son tan corrosivas como el jugo de naranja, aunque un poco menos corrosivas que un refresco. Es cierto que con estas bebidas existe el riesgo de erosión dental, pero para llegar a eso tendrían que ser consumidas durante un largo período de tiempo y en grandes cantidades.

Agua Mineral

Entonces ¿cuál es el límite para cuidar los dientes? No existe un dato concreto, ya que depende de muchos factores individuales como la cantidad de ácidos y azúcares que una persona consume en su dieta regular, su historial de cavidades, y la cantidad de fluoruro que obtiene del agua pura y de la pasta de dientes.

Aunque es más ácida que el agua pura, el agua carbonatada refresca e hidrata de la misma manera. Un beneficio para la salud es que el agua carbonata, sola o con sabor, puede ayudar a aliviar el malestar estomacal conocido como dispepsia, que se caracteriza por dolor en la parte superior del abdomen, hinchazón, gases y náuseas. En un estudio publicado en la revista científica "European Journal of Gastroenterology & Hepatology", los investigadores encontraron que las personas que bebían agua carbonatada periódicamente presentaban una mejora significativa en los síntomas de la dispepsia.

Otro aspecto a considerar es que los consumidores que creen que se están hidratando de forma saludable al beber aguas minerales de sabores, primero deben de leer la etiqueta nutricional. Algunas aguas carbonatadas de sabor contienen la misma cantidad de azúcar, o más, que un refresco (La Organización Mundial de la Salud recomienda no más de 25 gramos de azúcar por persona al día). Además muchas están endulzadas con edulcorantes artificiales, y la cantidad de jugo de fruta que contienen es mínima.

Agua mineral sabor

Por ejemplo, según El Poder del Consumidor, la limonada Limón & Nada de Del Valle, sólo contiene uno por ciento de jugo de limón y 142.5 gramos de azúcares por envase, y sólo enlista “azúcares” sin especificar cuáles. Además contiene una buena cantidad de sodio (562 miligramos). Por otro lado, una botella de 600 mililitros de Peñafiel Limonada contiene el 157-220 por ciento del máximo diario de azúcar recomendado para un adulto. Además el principal endulzante no es azúcar de caña, sino fructuosa, que se asocia con varias enfermedades como el síndrome de resistencia a la insulina. El problema es que el etiquetado de estas bebidas, “agua mineral con jugo”, es bastante confuso.

Como muchos otros tipos de bebidas y alimentos, todo está en el equilibrio y no en la prohibición. Los problemas empiezan cuando las personas utilizan este tipo de bebidas, en lugar de agua pura, como su primera fuente de hidratación. No hay ningún problema si consumes aguas minerales de sabores en ocasiones especiales y de forma ocasional.

Si te preocupa tu salud dental, entre más rápido bebas una bebida carbonatada, menos tiempo estará en contacto con tus dientes y la saliva tendrá tiempo para neutralizar el ácido en la boca y regresar al pH normal. Si bebes este tipo de bebidas lentamente a lo largo de todo un día, estás manteniendo un nivel ácido constante. Y recuerda siempre leer detenidamente la lista de ingredientes de los productos envasados, no escojas un producto sólo por el lema que aparece en su etiqueta.

Imágenes | Mike Mozart | Maurizio Pesce | Yeray Hdez Guerra |

En Directo al Paladar México | El consumo excesivo de refrescos y su impacto en la salud
En Directo al Paladar México | La obesidad se ha convertido en una epidemia global

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio