Compartir
Publicidad

Las mejores formas para conservar el cilantro

Las mejores formas para conservar el cilantro
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El cilantro es una de las hierbas aromáticas que más usamos en México, ya sea para hacer una salsa verde, un pico de gallo, para darle sabor a un caldo o simplemente espolvoreado sobre unos tacos. Se podría decir que es una hierba esencial de la cocina mexicana.

Su precio es bastante accesible y quizá sea por eso que siempre lo usamos fresco, pues hay que reconocer que no seca bien. Lo malo es que no se mantiene fresco por mucho tiempo, y para no desperdiciarlo debemos usarlo inmediatamente o buscar las mejores formas para conservar el cilantro.

Preservador de hierbas

Preservador de hierbas

Personalmente es la opción que más me gusta. Hoy en día en tiendas como Amazon es posible encontrar preservadores de hierbas como el que se muestra en la imagen (Herb Savor Eco) que ayudan a conservar frescas el cilantro y otras hierbas como el perejil, la albahaca o el epazote hasta por 3 semanas.

En su base contienen un pequeño pozo de agua para mantenerlas verdes, y su cápsula transparente bloquea la entrada de aire u agentes contaminantes. Me gusta además que podemos almacenar nuestras hierbas verticalmente, de modo que no se estropean. Su único truco para que funcione es que debemos cambiarle el agua cada 3 o 5 días.

Cómo congelar el cilantro

Otro de los métodos preferidos para conservar el cilantro es congelándolo, pero no basta con meterlo en una bolsa resellable y meterlo al congelador, pues si lo hacemos así al descongelarlo estará muy blando, pues las encimas que descomponen las plantas pueden sobrevivir a las temperaturas de congelación.

Por eso es necesario usar la técnica correcta, para así lograr que mantenga su sabor y su color verde. Consiste en blanquear el cilantro para matar las enzimas de descomposición. Para blanquear el cilantro, hay que poner a calentar agua hasta hervir y tener preparado un recipiente con agua con hielo lista. Una vez que el agua comience a hervir, hay que sumergir el manojo de cilantro en el agua unos cuantos segundos e inmediatamente transferirlo al agua con hielo para eliminar el calor y evitar que se continúe cocinando.

Enseguida, con ayuda de una toalla de cocina o de toallas absorbentes, secaremos el manojo de cilantro completamente, separaremos las hojas de los tallos y las colocaremos en bolsas resellables. Lo mejor es asegurarnos de extenderlas por toda la superficie de la bolsa y congelarlas en forma horizontal, de este modo será fácil sacar únicamente las porciones que necesitamos. El cilantro así congelado es perfecto para darle sabor a caldos, sopas y salsas.

Congelar cilantro con aceite

Otra forma de congelar el cilantro es hacerlo con aceite o en forma de pesto. Después de blanquearlo y enfriarlo, podemos colocarlo en un procesador de alimentos o en una licuadora junto con aceite de oliva extra virgen y moler hasta lograr una pasta o añadir otros ingredientes como queso parmesano y piñones para hacer un pesto.

Después, lo vaciaremos en un bandejas para cubos y los pondremos en el congelador. Una vez que hayan endurecido por completo, podemos transferirlos a bolsas con cierre hermético. Hay que considerar que cada cubo equivaldrá aproximadamente a una cucharada de aceite o de pesto.

Sal de cilantro

Sal Cilantro

Otra opción, personalmente la menos preferida, es preparar sal de cilantro. Para ello, previamente desinfectado y bien secado con toallas absorbentes, picaremos finamente el cilantro y la mezclaremos con sal de mar, considerando una proporción de 1/2 taza de cilantro por 2 cucharadas de sal. Una vez bien mezclado, lo colocaremos en un frasco de vidrio, taparemos y lo conservaremos en el refrigerador. Para usarlo, sustituiremos la sal requerida en una receta por la misma cantidad de sal de cilantro.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio