Publicidad

Así puedes hacer natas en casa, para hacer de tus recetas algo muy especial

Así puedes hacer natas en casa, para hacer de tus recetas algo muy especial
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Las natas son deliciosas y tienen la capacidad de ser deliciosas lo mismo sobre un pan en el desayuno, que en una pasta carbonara con crema a la hora de la comida, o en la cena, acompañando un bowl con fresas frescas.

Una buena noticia: esas natas con las que sueñas pueden hacerse en casa. Una mejor noticia: no, las natas de las que te hablamos no tienen nada que ver con las capas sólidas que se le hacen a la leche cuando la hierves por mucho tiempo. Sabemos que ese subproducto le causa sentimientos encontrados a muchas personas, así que es mejor que desde ahora sepas que no se trata de eso.

Toma nota, porque seguro estos consejos los podrás aplicar pronto:

Lácteos, lácteos, lácteos

mantequilla-lácteo Foto de Pixabay.com

No olvides que las natas son el resultado de emulsionar agua y mucha grasa natural proveniente de lácteos. Así que no lo dudes: puedes lograr unas natas gloriosas si le agregas grasa adicional a la leche.

¿Cómo hacer esto? Sencillo: ¡con mantequilla!

Puedes cortar en cubos tu mantequilla (entre más artesanal, mejor), y agregársela lentamente a una leche tibia expuesta al fuego, pero sin llegar a su punto de ebullición. Luego de eso sólo tendrás que batir el resultado por unos tres a cinco minutos, a velocidad media.

No te pases de tiempo con la batidora

batidora-mantequilla Foto de Pixabay.com

Hay algo muy puntual con el tratamiento hacia las natas, y es el hecho de que si las pones a batir por mucho más tiempo del recomendado, puedes volver a obtener mantequilla y suero de leche.

Como no queremos eso, mejor hazlo por los tres o cinco minutos reglamentarios y reserva. Toma en cuenta que el punto en el que queden depende de cómo vayas viendo la mezcla.

Siempre enfría antes de decidir si ya terminaste

crema-natas Foto de Pixabay.com

Nunca tomes la decisión de dejar de batir unas natas, sin antes dejar que se enfríen. Esto es para que se solidifiquen todo lo que se pueda a temperatura ambiente y decidas con más exactitud si ya están, o no, en su punto.

Usa otros ingredientes

queso-fresco Foto de Pixabay.com

No creas que lo de la mantequilla es una orden tan estricta. Es el ingrediente que más se recomienda, debido a que es de los que más fácilmente pueden mezclarse, pero también puedes usar yogurt, queso, maicena, queso fresco y hasta media crema.

El último tip: no te quedes sólo con la opción de la batidora eléctrica. También puedes lograr una gran nata con un batidor manual de globo. El único inconveniente de esto es que tardarás mucho más en obtener el mismo resultado, y hasta es posible que los brazos te duelan un poco. Por todo lo demás, ¡adelante!

Fuentes: Larousse Cocina | Gastronomía Vasca

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios